jueves, abril 05, 2007

Dos películas

Babel es una película hecha de tres tramas cuya relación no tiene peso; entonces, tres películas que comparten el director, el fotógrafo y el guionista. Y se nota, son parecidas. Pero no buenas.
Algunos problemas: el director no deja de entrometerse; si la niñera va tambaleando por el desierto, ¿qué valor agrega que la cámara también tropieze y vacile?
Postular que en tres lugares del planeta -en principio totalmente distintos- hay un mismo problema es abusar de la credulidad del espectador. Que en Marruecos, Japón, y México, las personas de la misma manera son hojas del viento, y la autoridad constituida el origen de todas las desgracias, es demasiado.
Otro problema del director: oculta las actuaciones; o están corriendo o torciendo la cara o se la tapan con las manos. Excepto algún japonés, que no es exactamente el pueblo más legible para nuestros ojos occidentales. Quizás Gael García Bernal esté actuando mejor, por la voz pareciera que sí, nada más se puede ver.
Y no hay suspenso.

Blood Diamond, está perfectamente descripta aquí. Solo me animo a opinar que Jennifer Connelly sigue idéntica, tan hermosa como mediocre actriz.
Me gustó.

2 comentarios:

  1. Bueno, yo hice una crítica a Babel en Absurda y Efímera que le pega duro por otras razones. Pero lo pega.

    Sobre Blood Diamond podría decir que es una reverenda boludez. Y me sobraron letras.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Cuando vi Babel me pareció que me estaban dando de comer con cuchara.
    Se agradece la referencia en Blood Diamond; ahora me la dejaste picando con "Boys don't cry". Ya amé a la Swank en Million Dollar Baby, así que iré por más. Yo raramente estoy de acuerdo con los Oscars, por otro lado...

    ResponderEliminar