sábado, enero 27, 2007

Haruki Murakami. Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

Haruki Murakami. Crónica del pájaro que da cuerda al mundoPrimer libro que leo de Murakami al cual esquivé porque sospechaba del demasiado entusiasmo; con más precisión del entusiasmo tan "popular" que ha sabido crear. Pero de la exagerada recomendación de un compañero conseguí la curiosidad suficiente. Apenas terminado lo veo reseñado por palimp, que dice que le gustó. Hablando del gusto popular, no digo que sea malo, ni que el mío sea mejor. Pero pienso algo parecido. A veces sí lo digo, cuando estoy sin fondos en el arcón de la cortesía. Aclarando los tantos, no se puede generalizar; como la nieve es una suma de copos, de semejante manera una multitud de lectores determina un bestseller. Recuerdo que le preguntaban a unos escritores por el equis libro de Harry Potter ¡antes de que saliese a la venta! No importaba el contenido sino el éxito del mercadeo. Y algunos tenían cosas que decir. En general sin haber leído ni siquiera los anteriores.

Y si hablamos de otras cosas es porque dudo de escribir sobre Murakami...

La novela está escrita con tranquilidad; el protagonista es un agua de pozo, pero cuando hay episodios de violencia no cambia el ritmo del narrador.
La prosa es agradable. Los personajes están bien creados, algunos son inverosímiles pero todos tienen encanto; son creíbles y consistentes. La vecina adolescente -May Kasahara- es el personaje secundario más atractivo, y su mundo raro no le quita mérito.

El problema es la trama. Tiene aroma a receta. A receta de novela de éxito.
Una esposa que huye, que es recobrada al final. Familias extrañas. Fantasías oníricas. Cuentos de la guerra, torturas y sadismo. Sexo y adulterio. Adivinación. Magia (no de magos), brujerías o similares. Experiencias paranormales (esta palabra no se usa más, no?). Personas que viven de rentas. Historias intercaladas o paralelas. Cruce de tramas. Diálogos existenciales.
Con una receta usada igual se puede escribir una novela buena. Esta es buena. Es entretenida. Casi no cansa.

Hubo una vez un escritor llamado Milan Kundera. Conocía como la palma de su mano la receta de la época. Terminó escribiendo bosta ilegible. Pero las editoriales lo mimaron. Encuentro muchos parecidos; las diferencias corresponden al signo de los tiempos, por ejemplo, Murakami es mucho más liviano; este título "La insoportable levedad del ser" ¿no recuerda a "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo"? Uno es alado y ligero, el otro, duro y atemorizante.

Con toda sinceridad, es tan profunda como el Pato Donald. Por lo menos, así lo veo yo.

9 comentarios:

  1. Je, je, duro y a la cabeza, pero con cortesía.

    Cuando leí por primera vez este libro ni siquiera sabía quien era ese Murakami. Luego cuando todo el mundo hablaba de Murakami yo no lo asociaba con este libro.

    El caso es que me gustó en su momento y me volvió a gustar ahora. No sé si está escrito con receta o sin ella, el caso es que me llega, toca alguna fibra dentro de mí (y eso no me pasó con Kundera).

    A partir de aquí el resto me importa poco; si es o no un best-seller, si tiene o no profundidad, si se le ve el esqueleto...

    Acabo de leerme 'Tokio Blues' y también me ha emocionado. No hay nada paranormal, es todavía más comercial. Pero me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Palimp, gracias por comentar. A mi también me gustó; además me atrapó, y me costaba dejar el libro. Pero cuando terminé, me pareció que tenía más artificios que verdades.

    ResponderEliminar
  3. Erics,
    sabés que siento con Murakami? A pesar de su simpleza, no defrauda. Uno sabe lo que ofrece antes de empezar a leerlo y es justo lo que te entrega mientras lo leés.
    Parecería que me conformo con poco, pero, es más de los que muchos escritores pueden dar.
    Además, me encanta como se conecta con la música.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. este blog me hace sentir una ignorante. hace rato que quería comentar algo y no sabía que. no leí el libro, así que no se que aportar, pero recién vi la lista de libros y pienso quedar mal igual.

    excepto con el de wilde, creo q no comparto las opiniones (de los pocos libros que leí) :$

    bueno, con eso puedo aportar. nada más...

    ResponderEliminar
  5. Isa, "nusud"...no tiene importancia. ¿Te dije que sigo tu blog por el subtítulo? Y por el faq. Brillantísimos.

    ResponderEliminar
  6. no ericz, pero tampoco tuvimos nunca la oportunidad de hablar, igual, alagadísima estoy :$ (por lo q decís y por q lo sigas)

    ResponderEliminar
  7. Ericz, acabo de conocer tu blog hace un par de días. Mucha de la crítica impresa olvidó el limpio desparpajo para aquello que sí o que no. Un abrazo y las gracias tardías por tu comentario.

    Gabriel

    ResponderEliminar
  8. Lo que pasa es que debemos librarnos de los convencionalismos y asociar best-seller (o, mejor, éxito de ventas) con producto prefabricado.
    Hay una zona intermedia, entre la alta literatura y el producto destinado al consumo rápido, donde buenos escritores desarrollan sus ideas: Irving, McEwan, Auster....
    Murakami es uno de ellos.
    La pregunta es ¿si disfrutamos con Mutrakami, por qué dudar de su calidad?

    (Por cierto, con un poco de tiempo se pueden encontrar y razonar motivos trascendentes en las historias del Pato Donald)

    ResponderEliminar
  9. Bueno, el problema es que hay mucha gente "divina" que no soporta los libros que le gustan a mucha gente: "si a la masa le gustan, a la fuerza tienen que ser malos, porque la mayoría de la gente son unos tarugos incultos". Lo siento, no soporto ese elitismo. Me he leído todas las obras de Murakami (en inglés) y unas me han gustado más que otras, pero todas me han interesado. No soporto "Dance, dance, dance", pero me ha cautivado "the wind-up bird chronicle" y sdi alguien dive que los capítulos sobre la guerra de Manchu-kuo son malos, es que no tiene ni idea de literatura.

    ResponderEliminar