miércoles, noviembre 08, 2006

la ciencia avanza que es una barbaridad

Nace un bebé de un embrión que estuvo congelado 13 años.
Pongamos que se llame Juanito. Ha nacido...¿hace 13 años que es persona? Ni en pedo. Y para los padres genéticos es su hijo de 1993, nacido en 2006. ¿Pueden decir: acabo de tener un hijo? ¿por qué no? los hijos postmortem existen desde siempre, esto sería una extensión del caso.
Nota: madre biológica sería la madre que lo parió, padre y madre genéticos los que lo concibieron.

Aquí han congelado un embrión y por ahora en verdad el tiempo no pasó para él. Realmente, estuvo suspendido en el tiempo. ¿Fuera del tiempo? ¿En La noche de los tiempos? (novela apasionante de Barjavel, donde se enfrían hasta los ceroºK cual fiambres a un par de bellos ejemplares de la raza humana durante millones de años mas o menos. Y se despiertan un poco mareados. Repasen los criterios usados para seleccionar a esos dos como los mejores candidatos posibles a sobrevivir y refundar la raza humana).

¿O no pasó el tiempo porque no existía? Mala pregunta, sí que existía, quizás no como persona con su cerebrito, pero el embrión estaba, y sus hermanitos fuera del freezer en dos días pasaron a ser comida para peces.

El quid es, ¿a que velocidad se envejece estando congelado? ¿a cero time/time? Muy fuerte...Y luego, ¿qué podemos congelar? Embriones de 8 células parece que sí...¿de 256 células? ¿fetitos? ¿bebés? ¿viejos cinco días antes de morir de cáncer? ¿a Stephen Hawking a los 25 años de edad?

Ooootro tema: para el Papa en Roma, la persona nace con la concepción. Para la astrología nace cuando se separa de la madre. Los astrólogos no van a tener problema para manejar este caso (malditos farsantes, la suerte los acompaña). Pobre Papa, cada vez tiene que manejar más bolas en el aire, y el piso se le mueve y se le mueve.

2 comentarios:

  1. No hay problema con lo del Papa. Hace mucho tiempo que la iglesia se sostiene en una nube.

    ResponderEliminar
  2. Y muchos llevan dos mil años mirando hacia arriba esperando a que caiga... y no termina, oigan.

    En todo caso, desde un fan de Gorodischer (y de Inodoro!), felicidades por el blog.

    ResponderEliminar