jueves, octubre 12, 2006

Sergio Pitol. Tríptico del Carnaval

Tríptico del CarnavalTres novelas, un prólogo del autor y una presentación de Antonio Tabucchi suman 470 páginas de buena literatura.

El desfile del amor
Novela de intrigas sin respuesta. El protagonista entrevista a quienes podrían tener la clave de un crimen ocurrido en su edificio cuando tenía unos diez años. Desfilan personajes de toda laya, clase y estado mental. Hay muchas cosas, casi todas, que se presentan veladas, secretas y en confusión. Además cada quien tiene su punto de vista y no comparten "la realidad". El summum de los secretos es la existencia de una anciana alemana que vive en el último piso...y que nunca es entrevistada ni se sabe que corno toca. Pitol dice que hay un misterio, y nada más.
El naturalismo es un estilo que pretende la precisión en el reflejo. Le cabe esa definición a este desfile.
Pero se lee sin interés porque en ningún momento aparece el cuadro completo que podría darnos el placer de develar la trama. Ni siquiera sospechamos que habrá revelación. Otro obstáculo es la falta de ángel de los protagonistas, ya casi todos ancianos. Y bien pinta el autor los achaques, desvaríos y miserias de la edad.
Quizás a los mexicanos que saben de los muchos apuntes históricos y geográficos citados les haya resultado más amena.
La prosa consiste en monólogos, diálogos y soliloquios. Correcta pero sin brillo.

Domar a la divina garza
Relato grotesco que pretende la sonrisa a fuerza de exceso, y lo logra. Es el demencial recuerdo del lic. Dante Ciriaco de la Estrella de su viaje a Estambul en los albores de su juventud, pero con el carácter ya formado.
Allí, entre los vahos de su personalidad miserable le acontece una noche y un día que marcarán el resto de su vida.
Sal mojón,
del oscuro rincón.
Muy eficaz relato. Con esta advertencia lo recomiendo: es un grotesco.

La vida conyugal
Esta es la más corta de las tres novelas. Decididamente una obra de ficción. Quiero decir, en las novelas pasan cosas así, hay una invención y un autor llevando las riendas; al contrario de El desfile del amor.
Relata las desventuras de Jacqueline (née María Magdalena) en su matrimonio con el ascendente hombre de negocios Nicolás Lobato.
Todos los personajes son arquetípicos, así que no cautivan demasiado. En cuanto a la trama son los intentos de Jacqueline por deshacerse de su marido para heredarlo, mientras también lo ama con pasión, y le es infiel. En eso se le van cuarenta años. El marido -como buen hombre- es fiel a sí mismo y estable como un peñón en la arena.
Esta novela sí tiene acción, y algo de suspenso. Es ágil y breve. También hay mucho -que parece veraz- de la sociedad mexicana; el ascenso social, las cofradías "intelectuales", cosas así.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario