sábado, septiembre 30, 2006

Almudena Grandes. Las edades de Lulú

Las edades de LulúSe puede leer en internet que esta novela es mucho más que pornografía. Puede ser. Diría que la actividad sexual no es de generación espontánea. Hay una novela atrás. Bien, hasta aquí, todos de acuerdo. Pero -opino yo- esa novela no es demasiado buena. Es trivial, cursi. Y la prosa no destaca.
En cuanto a la pornografía sin ser experto supongo que está bien, que cumple con lo que se espera del género. Para mi fue suficiente. Je, quiero decir, eficaz.

sábado, septiembre 23, 2006

Jack Kerouac. En el camino

Kerouac Novela sin ficción, que ha llegado a los 50 años, y ¿ha resistido el paso del tiempo? Sí.

Pero sea dicho con atenuantes, a saber: por un lado la prosa, la trama, el desarrollo de los personajes. Todo bien con Jack Kerouac.

Por otra el contenido: la generación beat, los primeros hippies, los descreídos de las posguerra, los rebeldes sin causa todos ellos protagonistas del relato están -para nuestros ojos de adulto del s. XXI- caducos, marchitos.
Por ejemplo, hoy Dean Moriarty es antes que nada un psicótico bipolar. En segundo lugar un vago incapaz. Luego, un exponente de la white trash, la canalla blanca que desparrama su prole como perros abandonados. También un candidato a morir de SIDA en Frisco apenas amanecido el HIV.

Sabemos todos que la lucidez del lsd es una ilusión. Que la realidad existe atrás del discurso. Que el discurso sale del conjunto de neuronas que guardamos en el cráneo que las protege, que para nuestro bien tiene fuerte armadura, que atacarlas y vencerlas por propia mano es de pavos. O sea, que la generación beat es la generación pava. Pero son temas que me quedan anchos de pecho y de espalda, así que hasta aquí llegamos. Es lo que más tira (qwerty dixit).
Saludos.


PD: posteado desde writely, pero tuve que editar con blogger porque no puso el título.

jueves, septiembre 21, 2006

Novedad editorial

Angélica Gorodischer publica una novela completamente epistolar y erótica, Querido amigo (Edhasa). No espero gran cosa; comulgo con estas palabras de Houellebecq, y creo que le caen redondas.

Quedaba la pornografía, contra la cual se había estrellado todo el mundo. Hasta ese momento, parecía resistirse a cualquier tentativa de sofisticación. Ni el virtuosismo [...] ni el refinamiento aportaban la menor ventaja: al contrario, parecían ser impedimentos. [...] la gente quería imágenes nítidas. Feas, pero nítidas. Los intentos de "pornografía de calidad" no solo habían caído en el ridículo, sino que se habían saldado con unánimes fiascos comerciales.


Y recuerdo que AG dirigió una colección de Emecé, La Noche Mildós, una colección de narrativa erótica. No pornográfica. Así le fue. Dos números.

jueves, septiembre 14, 2006

Annie E. Proulx. Historias de Wyoming

Secreto En La Montaña Brokeback MountainAtrás de una película con más fama que mérito se halla un corto cuento de Annie Proulx, que forma parte de un conjunto de relatos.

Aquí mi propia opinión en el 2005 sobre otros libros de esta autora; estos cuentos son igual de buenos. Estupendos.Los relatos comparten el tema, el tiempo y la ubicación; y conforman una unidad. Eso es bueno.

El tema principal y repetido es la dureza de la vida. ¿Cómo ser felices viviendo atados a una tierra es áspera, de roca, nieve, viento? Y la modernidad que llega a incordiar desde afuera, donde las riquezas se multiplican, y la vida es más fácil.
¿Qué dificultad no tiene remedio? La muerte.
Estos cuentos están llenos de muerte. Me llamó la atención la cantidad accidentes. En auto, camión, avioneta, a caballo, en toro. Y nada leves. Occisos por todos lados. 11 relatos y ni uno feliz.

Recomendable (pero prefiero Postales).

jueves, septiembre 07, 2006

Amitav Ghosh. El cromosoma Calcuta

Novela con vocación de best-seller, incluyendo sus defectos y alguno más.

El relato se mantiene a fuerza de intriga y suspenso; los capítulos intercalados de dos o tres tramas relacionadas son el recurso elegido por el autor. El suspenso entonces se multiplica y estamos obligados a leer con atención para no perder los hilos que se relatan.
La historia ocupa sucesos del siglo XIX, de fines del XX, y de un futuro cercano. Hay unos pocos y certeros toques de anticipación -de cf quiero decir.
Los protagonistas son indios o europeos en la India, pero muy poco de color local se trasluce; más bien se comportan todos de un modo estándar y globalizado.
La prosa es totalmente irrelevante e invisible. Así que la gracia debería tenerla en el juego de las ideas y en el contenido de la historia.

Y llegamos al problema enorme que tiene esta novela: la trama combina misterios científicos y sobrenaturales o mágicos. Pero da muy poca información sobre el secreto de estos misterios (el lector nada puede descubrir por más atención que preste porque la información necesaria no existe). Y cuando llega el momento de la revelación, EL LIBRO TERMINA.

¡Muerte lenta a Amitav Ghosh! ¡Al octavo círculo del infierno con él!