sábado, julio 22, 2006

La mejor ciencia ficción

La mejor ciencia ficciónAntología editada en 1976, correspondiente a Great Modern Science Fiction de 1973, recopilada por Forrest J. Ackerman.
Este fue mi primer libro de ciencia ficción. Y resultó afortunadamente bueno. Veamos uno por unos los diez relatos que lo componen.

Una cosa bella, por Norman Spinrad. Este no acertó en su anticipación; pero no importa porque es un relato hecho de ironía sutil, donde contrasta un japonés y un estadounidense. Muy bueno.

Lo que supimos por el periódico de esta mañana, por Robert Silverberg. Inquietante fantasía sobre un grupo de vecinos cualquiera atrapado en una anomalía entrópica. Mas o menos. O bueno en su género: la dimensión desconocida.

Setenta años de decpob, por Philip José Farmer. De lo mejor. Un casi final del mundo, que resulta un renacimiento. En 70 años Jackson Canute acompaña al planeta en la transformación más importante desde que hace 5 millones de años se levantó en África una nueva especie. 19.999 personas de cada veinte mil quedan estériles. A partir de ahí la humanidad se organiza de nuevo mientras sufre la despoblación. El autor cierta casi por entero en la invención del Viagra; "El HSG -un hipersexogénico- convertía en formidables amantes aun a los ciudadanos y ciudadanas de mayor edad. A veces se producían sin embargo infortunados efectos colaterales , como fallas o infartos cardíacos; el Gobierno intentó restringir el uso de HSG, pero cedió ante la avalancha de protestas." Conozco muertos que dejaron la piel en segundas lunas de miel; me pregunto que pasaría si las estadísticas de muertos en acción diera números realmente malos, y me contesto que se ocultarían o que la gente cerraría los ojos y con gran gusto viviría una mentira colectiva, de las varias que nos ayudan a vivir tranquilos.

La forma de la ciencia ficción por venir, por Frederick Pohl. Es un discurso dado en la 30ª Convención Mundial de Ciencia Ficción. Cero interés. Es un discurso, ¿qué hace en una antología?

Integrarse, por Milton A. Rothman. Como en la película de Spielberg, la primer IA, y sus dificultades para manejar las emociones. El robot en cuestión tiene una parte de su procesador en el auto "vinculada por radio", WI-FI quizás ;) y "...puedo hacer instantáneamente conexiones directas con todos los pricipales centros ordenadores. ...tengo en mi memoria virtualmente todo lo aprendió la humanidad." Es una fantasía sobre la emoción, y resulta un lindo cuento.

El cuento de ciencia ficción más corto que se ha escrito nunca, por Forrest J. Ackerman. Lo transcribo:

BOLETÍN
ESCOLAR
CÓSMICO

TIERRA: 0


Para cuando llegue a Fénix, por Thomas N. Scortia. Una especie extraterrestre se adapta a los hombres. Es un cuento muy corto de horror; eficaz.

Para siempre amén, por Robert Bloch. Muy bueno. El hombre más rico del mundo agoniza enfermo de cáncer y logra generar los primeros clones humanos, copias suyas; pero sus planes se desbaratan con una vuelta de tuerca sobre el final que pone los pelos de punta. La teoría del clon tiene algun desvío importante; no importa.

Ersatz eterno, por A.E. van Vogt. Corto y flojo.

Los mercaderes de Venus, por Frederick Pohl. Ocupa un tercio de la antología, y podría ser una novela muy corta. Sólida, tradicional. Aventuras en el espacio. Con buenos, malos, chicas lindas y final feliz. Y heechees! Bueno, en realidad no están, sino que estamos explorando sus túneles en Venus. Pero es una introducción excelente para esa brillante novela que es Pórtico. Si la saga heechee está entre tus favoritas, quizás no conozcas su primer capítulo; este es y lo recomiendo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario