martes, abril 25, 2006

Joseph Conrad. El negro del Narciso

En esta novela no muy larga se relata apenas un viaje del velero "Narciso" (de regreso al hogar). Desde que los tripulantes embarcan -incluyendo varios recién reclutados, entre ellos James Wait, poderoso hombre de color- hasta que se dispersan en tierra firme.

Casi toda la tripulación tiene lugar en el relato. Además sufren una durísima tormenta que por poco no los arruina. Y el negro -quizás enfermo- genera una situación inédita entre los hombres, que se dividen entre quienes lo creen agonizar (y lo consienten malamente) y los demás. Uno de los marineros es un bribón redomado (nótese el vocabulario mío, je). Y los oficiales -como suele narrarlo Conrad- son de lo mejorcito; siempre el capitán es el mejor (Lord Jim es la novela de una anomalía temporaria, que llena 200 páginas de explicaciones). Conrad ha bebido la leche de la bondad humana, y postula un mundo donde prevalece el bien.

Buena novela, se lee con interés y suspenso.
Todo parece ser estrictamente real, quiero decir que no hay que suspender la incredulidad; nada de lo narrado "solo pasa en los libros". En algunas partes y en el final Conrad relata en primera persona, como si hubiese estado allí. Es un eficaz y bien usado recurso, sea dicho al pasar.

¿De qué se trata? De una viaje puntual y una puntual tripulación. Peripecias y personajes. Peripecias marinas y hombres de mar. Tan buenos y malos como los vecinos que vemos todos los santos días.
Más fácil: parecido a Tifón.

2 comentarios:

  1. Upa, te están llenando de spam! Me gustó tu cita shakespeareana ("the milk of human kindness"). Lo cual me da pie para contarte algo completamente offtopic, jajaja: empecé a estudiar con Carlos Gamerro (de quien quizás ya hayas leído algún libro) Shakespeare en inglés. Estamos leyendo King Lear ahora.
    Tengo que volver a leer a Conrad. Tengo ahí esperando "Heart of Darkness", tiene que valer la pena su relectura.

    ResponderEliminar
  2. Shakespeare, mirá vos. Pero no sé como me salió esa línea. De alguna manera se quedó en los sedimentos de la memoria, pero no como cita sino como imagen. Bien por Shakespeare, no?

    off topic, no sé sacar ese comment; y puse un tiempo la moderación, al dope porque estuve un mes sin entrar al blog...ahora la quité. Bah, ya estoy viendo con ganas el botoncito Delete this blog...jajajaja

    ResponderEliminar