lunes, abril 17, 2006

El desayuno de los campeones. Kurt Vonnegut

Vonnegut es inconfundible. Después de La Pianola (su primer libro), sus "novelas" ya no son tales. Son abigarrados recipientes, donde cualquier cosa puede suceder, o mejor dicho, donde se reflejan los innumerables destellos que salen de la bola de cristal que es el universo de Vonnegut.

Aquí, con toda virulencia, se despliegan dos cuestiones, una y otra vez. ¿Qué es la realidad? ¿Hay algún sentido en algo?

Como lo planteó Cervantes: ¿yelmo o bacía? Eso en cuanto a la realidad.

Pero esta novela corroe cualquier seguridad sobre el objeto que pueda tener nuestra vida aquí; no podremos ya asegurar nada: ni que tenemos una finalidad, ni que poseemos albedrío, ni siquiera que somos algo más que chapuzas azarosas.

Y sobre el final hasta la novela pierde ritmo, rumbo y se desvanece entre sucesos sin plan ni discurso. No hay modo de ordenar la realidad, las cosas pasan y pasan.

El gran Kilgore Trout tiene su participación y se reseñan varios de sus cuentos. Tiene cinco párrafos Rabo Karabekian (de Barbazul). Y algun personaje más pasa por ahí.

Bueno, pero al grano, ¿se puede leer este libro? Si no te gustó Vonnegut, no insistas. Si no lo conoces, hazlo. Si una vez te gustó Vonnegut, no hay nada que decir, ya lo habrás leído todo.

4 comentarios:

  1. Soy un ferviente admirador de Vonnegut ¿Y te quieres creer que este no lo he leído?

    He leído todo, todo lo que ha caído en mis manos...

    ResponderEliminar
  2. Timequake (1997), ¿sabes si se ha traducido?

    ResponderEliminar
  3. Al castellano no conozco, pero en catalán sí que hay traducción: Salt en el temps.

    ResponderEliminar
  4. Veo que compartimos un par de cosas: Vonnegut, LeGuin... otras no. Pero por ahí te interesa Sinergia:
    http://www.nuevasinergia.com.ar/

    Saludos.
    Sergio.

    ResponderEliminar