viernes, marzo 03, 2006

Delicias de la vida conyugal

Mi mujer arregla una salida de solo mujeres con sus amigas. Se retrasa cada vez más, y se cambia de ropa interminablemente repitiendo "¿así estoy bien?"
Y yo -en la paz del Señor- me rasco con toda tranquilidad.

1 comentario:

  1. Mal de muchas epidemia, que diría mi hermano. En un tono más kantiano, podría defendernos (a las mujeres) argumentando : es nuestro carácter.
    Tio Petros, mi marido, en lugar de rascarse hubiera levantado una ceja.
    un saludo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar