domingo, febrero 12, 2006

Tránsito, Connie Willis

Transito, de Connie WillisCon esta novela hice mi primera experiencia con una edición electrónica. Un archivo MS-Word correspondiente al escaneo directo de la versión papel. Gentileza de ... que no nombro para no llevarle el FBI a la puerta.

Tránsito es una gran novela. Que tiene no pocas opiniones negativas en la web.

En la primera parte la trama se concentra en presentar a los personajes, dibujarlos con precisión -la Willis nunca tiene personajes no creíbles-, explicar que es una ECM (experiencia cercana a la muerte), y plantear un nudo que es además el objeto del estudio de Joanna Lander y Richard Wright, ¿qué es una ECM? Todo esto en el estilo de Willis, realmente muy parecido a Oveja mansa aunque en tercera persona. Quizás por eso con más diálogos. Ágil y fluido. De ninguna manera se extiende de más como opinan algunos; es que ¿se puede decir que un libro es muy largo? cada libro tiene la cantidad de páginas necesarias, las que el autor escribió. En todo caso el libro será aburrido, pero no se puede decir que le sobran páginas como si el crítico lo hubiese sabido hacer mejor. "Kafka es repite. Le sobran páginas. Hubiese sido más ágil con menos páginas, con menos intentos." Que horror.

De golpe se desencadena un drama, pero de veras; cuando se espera que surja el romance, la novela se transforma en un funeral. Y un tercer personaje -Maisie- pasa a ser un caso de vida o muerte, lleno de suspenso. Y leemos el final entre lágrimas, señal que el autor nos manejó como quiso (o que somos unos viejitos reblandecidos). En Doomsday, la novela de Willis, también el suspenso era insoportable.

Esta cita es de Oveja mansa pero es un epítome de la Willis:

La Barbie es una de esas modas cuya popularidad te hace perder toda fe en la especie humana.

2 comentarios:

  1. Hola!, te dejo la dire de mi Blog por si queres ponerlo en los links.

    Saludos,

    Romina.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, me alegra que ta haya gustado. Yo me lo he leído tres veces, quizá porque el tema de la muerte me toca la fibra. Las tres veces lloré como viejito reblandecido.

    ResponderEliminar