sábado, febrero 18, 2006

Eduardo Belgrano Rawson

Eduardo Belgrano RawsonEstilo. Se dice de lo distintivo que hay en el modo de expresarse. También se asimila a lo elegante, claro y limpio. Ambas acepciones le caben de lleno a la escritura de Belgrano Rawson.

En 30 años EGB ha escrito muchas páginas, todas inconfundibles. Las distingue un estilo único (doyme cuenta que me repito, no lo puedo evitar) hecho de sencillez, elegancia, encanto y humor. Es deslumbrante. Tratando de destriparlo apenas puedo decir no tiene la pedantería ni el tono gritón de los porteños, sino que es bien paisano (y argentino).
Eduardo es nacido en San Luis de la Punta de los Venados, patricia y antigua ciudad del virreinato, donde vivió hasta los 18 años. Se nota su conocimiento de primera mano de la vida rural y pueblera.
Fue guionista de las revistas D’artagnan, El Tony, Intervalo, Fantasía. Como me gustaría ver esos episodios.
Su prosa está hecha de gemas, y las despacha una tras otra. Así que es un cadena interminable de placer. Como entrarle al dulce de leche a pura cucharada sopera. Cada bocado es exquisito. Solo al final del tarro podemos parar, diciendo, esto es vida.
Toda su obra está recorrida por el humor. Pero no no son chistes; es gracia, algo más sutil. Es la mirada del escritor, el color del cristal que eligió para contarnos tragedias, romances, aventuras.
Sus personajes e historias corresponden al pasado histórico de América, anónimos y célebres. Algunos examinados con lupa, otros apenas de refilón, todos profundamente humanos; cercanos, reconocibles, hijos del vecino.
EGB no es el relator omnisciente, pero sí es el director de la escuela: sabe todos los sobrenombres de sus alumnos, de donde vienen y quienes son. Los trata con cariño de maestro, de esos maestros cancheros que saben usar las malas palabras. Y tiene miles de alumnos. Así como personajes tienen estas novelas. Quizás quien todo lo ignore de América Latina no pueda disfrutarlas como se debe; mala suerte, eso pasa, hay obras que tienen prerrequisitos.

1.- No se turbe vuestro corazón (1974). La más cómica. No la lea mientras su jefe da un discurso porque las carcajadas le van a costar el empleo.
2.- El náufrago de las estrellas (1979). La más melancólica.
3.- Fuegia (1991). La más violenta.
4.- Noticias secretas de América (1998). La mejor. Aunque no es una novela. No tiene género.
5.- Setembrada (2001). La más romántica. También la más corta.
6.- Rosa de Miami (2005). La más actual (1954-2004).


Por entonces, media Habana se proponía largarse, así fuera navegando sobre la puerta de la cocina. En los parque proliferaban los astilleros y cualquier cagaclavos se dedicaba a cultivar el arte naval.

domingo, febrero 12, 2006

Tránsito, Connie Willis

Transito, de Connie WillisCon esta novela hice mi primera experiencia con una edición electrónica. Un archivo MS-Word correspondiente al escaneo directo de la versión papel. Gentileza de ... que no nombro para no llevarle el FBI a la puerta.

Tránsito es una gran novela. Que tiene no pocas opiniones negativas en la web.

En la primera parte la trama se concentra en presentar a los personajes, dibujarlos con precisión -la Willis nunca tiene personajes no creíbles-, explicar que es una ECM (experiencia cercana a la muerte), y plantear un nudo que es además el objeto del estudio de Joanna Lander y Richard Wright, ¿qué es una ECM? Todo esto en el estilo de Willis, realmente muy parecido a Oveja mansa aunque en tercera persona. Quizás por eso con más diálogos. Ágil y fluido. De ninguna manera se extiende de más como opinan algunos; es que ¿se puede decir que un libro es muy largo? cada libro tiene la cantidad de páginas necesarias, las que el autor escribió. En todo caso el libro será aburrido, pero no se puede decir que le sobran páginas como si el crítico lo hubiese sabido hacer mejor. "Kafka es repite. Le sobran páginas. Hubiese sido más ágil con menos páginas, con menos intentos." Que horror.

De golpe se desencadena un drama, pero de veras; cuando se espera que surja el romance, la novela se transforma en un funeral. Y un tercer personaje -Maisie- pasa a ser un caso de vida o muerte, lleno de suspenso. Y leemos el final entre lágrimas, señal que el autor nos manejó como quiso (o que somos unos viejitos reblandecidos). En Doomsday, la novela de Willis, también el suspenso era insoportable.

Esta cita es de Oveja mansa pero es un epítome de la Willis:

La Barbie es una de esas modas cuya popularidad te hace perder toda fe en la especie humana.

martes, febrero 07, 2006

Foe, J. M. Coetzee

Foe de CoetzeeMe aseguran que Desgracia es una increíble novela.
Dicen que con los dedos de una mano se pueden contar los Premio Nobel que desde 1950 fueron premiados con entera justicia y que uno de ellos es Coetzee.
Esperando los bárbaros es una obra extraordinaria; eso lo digo yo.

En cuanto a Foe es fácil de describir con una sola palabra que cubre todas sus páginas: aburrida.

Parece un ejercicio, un entrenamiento. No llegué a comprender la trama, el nudo o a interesarme en cualquiera de los personajes. Tampoco atraen los debates o diálogos, ni mucho menos los monólogos de Susan Barton.

Se trata de la verdadera historia que llegó a conocer Daniel Defoe, con la cual escribió Robinson Crusoe. De las peripecias de la sobreviviente, de sus reflexiones y de su relación con el escritor.
Todo muy deshilachado, cada dos por tres surge un tema y después de unos párrafos y reflexiones desangeladas se abandona.
En cuanto a la prosa, está escrita en primera persona por una mujer inglesa del siglo XIX y tiene ese ritmo. Lo cual no es bueno pero podría superarse si la historia fuese mejor, como por ejemplo -sin ir muy lejos- en el novelón que es Robinson Crusoe.

domingo, febrero 05, 2006

The Philadelphia Experiment

Sepan jóvenes, que el VHS que cual dodó prontó será un recuerdo, no existió siempre. Más todavía: ha tenido una existencia muy corta.

Todavía recuerdo que la primer película que ví en video fue El experimento Filadelfia (1984); y una de las partes me pareció memorable: uno que ha sido tratado por los médicos para reconocer que su historia era imposible, solo una alucinación, 30 años después y de pronto, se encuentra con la prueba viviente de que tenía razón...y colapsa.

Entonces, p2p mediante, acabo de verla de nuevo. Es bastante buena. Claro que no se parece a las de ahora (que son todas iguales por otra parte). Algunas partes envejecieron y otras no.


  1. Buen comienzo. Algo va a pasar, el suspenso está instalado.
  2. Primeros efectos especiales; de la época pero no se abusa; o sea, son horribles pero breves.
  3. Desaparece el barco, brillante.
  4. Jimmy y David perdidos en el desierto. Primer contacto con 1984. Muy bien desarrollado. Los fascina la TV. Brillante de nuevo.
  5. You kidding? Is 1984, of course. Aceptan en un segundo que están en 1984, esto es bastante flojo.
  6. What about the war? The war! What war, Vietnam?
  7. Bloqueo policial: aceptable escena de vuelco.
  8. En la comisaría. En la celda con un travesti, muy buena escena. Acá vemos muchas diferencias con en el siglo XXI: nadie presenta cargos y ¡los dejan ir! Y además ni preguntan quienes son, ni les buscan antecedentes ni huellas digitales, ni siquiera los rastrean en google! cuac
  9. Otra cosa: todos se tratan bien, no se insultan frenéticamente. Desaparece una ciudad, no entienden que pasó pero no están los científicos y los militares peleando y gritando con odio. Están tratando de trabajar y resolver o entender la cuestión. Y los superiores no tratan a los subordinados como basura. Se tratan como personas. Las malas palabras son para cuando la situación lo amerita.
  10. Nancy Allen: le sobran unos kilos y actúa bastante bien, los demás no mucho. Y ninguno hizo gran carrera luego.
  11. Jimmy está muy enfermo: radiaciones, y mientras agoniza -o al morir- se pone naranja, se incendia y desaparece.
  12. Más acción y persecuciones. De la escuela naturalista: pelean forcejeando, no como acróbatas chinos. También 10 minutos más breves que cualquier peli de ahora. Mejor.
  13. Explicación científica: agujero del tiempo que no se cierra amenaza absorber el planeta. Aceptable. Y sin palabras raras, no está mal.
  14. I don't believe it, Germany and Japan are friends now, and the enemy is Russian.
  15. Presidente Ronald Reagan en la TV, It is another movie?
  16. Lanzan un cohete con una cámara al agujero. Un poco ingenuo pero breve también.
  17. Perfecta escena -muy bien Nancy Allen: Allison ve las fotos de David de los 40 en la gasolinera del padre, y comprende que no es un lunático.
  18. Excelente detalle sutil: David se presenta a la mujer de Jimmy -Pam-, que lo reconoce, pero solo se convence al mirar en un espejo y ver que está ella y también David reflejados.
  19. Pam cuenta que Jimmy volvió, y nadie le creyó, ni ella. Que David nunca apareció, que el barco se incendió. No hay muchas explicaciones, pero Jimmy estuvo en el hospital hasta que reconoció que su viaje en el tiempo no era real
  20. Llega la película a su cima: David (joven) se encuentra con Jimmy (viejo).
  21. Jimmy -a caballo- se niega a hablar con David -a pie-. No detiene al animal. No le habla ni lo quiere mirar. La realidad que tuvo que negar -su verdad que nadie aceptó- lo choca de frente.
  22. Jimmy empieza a beber whisky con su mujer, y David se tiene que ir perseguido por los militares.
  23. A partir de acá la película toma el curso acostumbrado: acción, romance (de lo más flojo).
  24. David llega hasta el científico que manejó el experimento de 1943 y que ahora hizo uno parecido. Buena escena cuando le recrimina haber repetido la experiencia.
  25. David cierra el agujero. Se vuelve a 1943, está Jimmy vivo, muchos muertos y en el barco se ven escenas indescriptibles: marineros fusionados con el acero del puente. Estremecen bastante, aún 20 años después.
  26. Buena interpretación del doctor de 1943 y en 1984.
  27. David salta del agujero y vuelve con Allison. Final con besos que resta muchos puntos.

En resumen, una buena película de ciencia ficción.
Y el relleno de acción y efectos que tienen las películas ahora, no aporta nada. Mucho mejor es tener contenido de verdad para mostrar.