sábado, enero 14, 2006

Roberto Fontanarrosa

De mí se dirá posiblemente que soy un escritor cómico, a lo sumo. Y será cierto. No me interesa demasiado la definición que se haga de mí. No aspiro al Nobel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: me cagué de risa con tu libro.


Roberto FontanarrosaPobre Fontanarrosa, está medio enfermo.
Dibujó y escribió con regularidad, así que a los 60 años ya tiene una obra importante atrás. Las historietas de Inodoro Pereyra y Boogie el aceitoso merecen un lugar en cualquier biblioteca que aspire a guardar las mejores obras del siglo XX. También es colaborador creativo de Les Luthiers, y con todo acierto.

El mundo ha vivido equivocadoSus últimos libros son bastante parecidos entre sí, todos en el registro coloquial de la ciudad, pero en los 80 publicó un libro excepcional: El mundo ha vivido equivocado.
28 cuentos cómicos, en varios estilos, con humor inteligente, simple, irónico, costumbrista, paródico. Este libro aporta mucho más que un rato de gracia. Baste decir que casi 10 cuentos son obras maestras. ¡Un tercio! Extraordinario.
Y en 20 años noto que mis preferidos han cambiado; antes pensaba que insuperable era El mundo ha vivido equivocado, y ahora prefiero los que no son tan hablados, como Estudios etológicos del profesor Erwin Haselblad, o La carga de Membrillares.
Y Sueño de barrio...genial. 20 páginas que sobraron para hacer una obra de teatro.
Algunos cuentos son parodias, como El extraño caso de Lady Elwood y también Revelaciones sobre un antiguo pleito; que es el relato de un campesino colombiano sobre la verdad de la carrera entre la liebre y la tortuga. Años después, leyendo Crónica de una muerte anunciada, pensé que estaba de nuevo con el libro de Fontanarrosa entre manos.
Algunos se basan en la fantasía, el disparate: La más terrible de las aves de rapiña: el pingüino.
Otros son anécdotas de café.

Citar, mala costumbre. Fuera de su contexto, que mentira toda cita. Citar, que tentación.

Laborde se retrasa temeroso. Señala la nutria.
-¿No hace nada ese animal? -lo oigo preguntar.
-¿Esta nutria? -casi se burla Ochoa.- En los 40 años que la tengo nunca ha tocado a nadie.
-¿40 años? -pregunto.- ¿Cuánto viven estos animales?
-Unos 20 años. Pero así embalsamadas duran como 200.
Ahora sí, noto la sospechosa inmovilidad del animal.

2 comentarios:

  1. Buenísimo. Yo leí "Los trenes matan a los autos", tiene cuentos que son una joyita. Y un par medio tetricones, me acuerdo.

    Y cada "Inodoro Pereyra" es de antología.

    ResponderEliminar
  2. Jodida vida!
    Ahora que recien descubri a Roberto el Negro (inculto que es uno aca en España!) y me entero de que esta en silla de ruedas con una puta enfermedad degenerativa!
    No hay derecho, con tanto mangante, capullo y sinverguenza que gozan de buena salud para seguir jodiendo al personal!
    Un abrazo desde España y mis mejores deseos de todo lo mejor para uno de los mejores!
    Antonio dHB

    ResponderEliminar