sábado, diciembre 31, 2005

La mejor novela del 2005 (I)

jejejeje, con 2500 años de literatura para leer quién puede estar atento al 2005. Los editores claro, pero no los lectores, y yo tampoco.

Entonces, de las novelas del 2005 -no leídas- voto por Rosa de Miami de Eduardo Belgrano Rawson.

Lo mejor del 2005 (I)

La muerte del papa Juan Pablo II, que murió en su pieza, cuidado por las monjas de siempre.
Porque evitó la carpa de oxígeno, la terapia intensiva, el respirador, las cánulas, las sondas, los monitores, los partes médicos, las escaras, la línea plana.
Porque tampoco fue a la cámara de gas -perdón, terapia de sedación.

lunes, diciembre 26, 2005

Dos links a notas de Guillermo Piro

Pienso que poner en un blog links a cosas interesantes es clarísimo signo de su agonía. Por eso siempre intenté esquivar esa conducta.
Pero aquí estoy...linkeando a Guillermo Piro: un post corto (sobre Bucay) y un artículo largo (sobre Pinter).

viernes, diciembre 16, 2005

"¡Siga el baile, siga el baile! de la tierra en que nací,..."

En la AFIP hay una placa de bronce en la pared que dice (mas o menos):

En esta fecha se declara la segunda Independencia Argentina.
1947. Cancelación del empréstito Baring Brothers


50 años después seguimos con el mismo circo.

jueves, diciembre 15, 2005

Pedro Zarraluki, La historia del silencio.

Tengo mucho respeto por el Premio Herralde de Novela, porque lo ganó Roberto Bolaño en 1998, por Los detectives salvajes. Aunque en general pienso pestes de los premios españoles. De los premios de las editoriales españolas mejor dicho. Porque -con la salvedad ya dicha- los que he leído no parecían merecer ni una palmadita en la espalda, más bien tremendos ladrillos, artefactos de factoría, huyamos de ellos.
Pero bueno, siguiendo al Sr. Palimp leí una novela de lo más agradable: La historia del silencio.
Se lee con una sonrisa permanente, que asciende a risa cada tanto.
Son las peripecias de un grupo de modernísimos o posmodernísimos amigos, que llevan la vida blanda que la civilización ha sabido hacerse. Hay un relator, que sería el protagonista, luego su novia (que no es novia sino una relación de las del siglo XXI), y amigos que a su vez son parejas entre sí.
Hay muchas infidelidades, mucha liberalidad, mucha franqueza. Los personajes están bien retratados, y los cruces de las historias mejor llevados. La personalidad del relator se lleva las palmas; es un quedado de esos que se comprenden perfectamente a si mismos, sus problemas, sus soluciones, y ahí se quedan, contemplando la calle correr, las palomas que vuelan.
El estilo es coloquial, la prosa fluye con gran naturalidad, la trama también, en todos los capítulos pasa algo interesante, tiene nudo y desenlace, que no es ningún disparate (como suele pasar).
En resumen, una novela muy fácil de leer, muy agradable, más que bien escrita, que atrapa el interés del lector hasta el final sin desentonar en ningún momento.

domingo, diciembre 11, 2005

Algo habrán hecho Pergolini y Pigna, pero se puede hacer mejor.

Eduardo Belgrano RawsonEstá dando vueltas en los los medios, en las secciones culturales, la reedición de una remanida diatriba: la de los profesionales de la historia contra las liviandades de los divulgadores. Es un debate viejo e insustancial, algo así de importante como hacer pis en el mar.

Pero -algo siempre se puede decir, je je- quiero decir algo:
Noticias secretas de América de Eduardo Belgrano Rawson es una obra extraordinaria, escrita con un estilo único y superior, con una gracia inigualable. Viene al caso porque trata de sucesos de nuestro pasado.
En la tapa dice Novela, pero no me parece.
Y de paso digo: todo lo de Belgrano Rawson me gustó. Mucho.

domingo, diciembre 04, 2005

E. Annie Proulx

Annie ProulxEscritora norteamericana, contemporánea. Ampliamente reconocida y premiada (Pulitzer, National Book, P.E.N.-Faulkner).
Leí Atando cabos (novela), Canciones del corazón (cuentos) y Postales (novela).
El estilo es en todos parecidos. Parco, con insinuaciones, indirectas, y a fuerza de reflejos, transmite con enorme potencia a sus personajes. No es la comedia su tema, sino la áspera vida de...cualquiera. Donde posa la pluma algo hay para sacar a la luz que no es el american dream precisamente, ni ninguna love story con happy end. Los personajes, la trama y el no poco importante marco de las historias es bien estadounidense.
Para los que prefieren cuentos Canciones del corazón, pero para los que prefieren novelas, y para los que ignoran el género, y para los que quieran leer una novela que los deje sin aliento, con la garganta hecha un nudo: Postales. Ambas obras son de las primeras de Proulx y se parecen mucho. La distinción que les da el género no es tan fuerte porque Postales relata más de una vida apenas conectadas por postales que se envían -casi siempre sin esperar respuesta. Se trata de la disolución, la vida y la muerte de una familia de granjeros, a partir de un crimen involuntario. El asesino esconde el cadáver de la novia y simula que se marcharon juntos a una nueva vida. Durante 50 años el protagonista recorre Estados Unidos, siempre en la frontera entre la civilización y la vida salvaje -cada vez más acotada por el desarrollo. Mientras completa su ciclo, envía postales sin indicar domicilio a una familia que se va descomponiendo hasta desaparecer.
Además de todas esas vidas que entran y salen de escena, con y sin suerte, hay un tema esencial, expuesto de gran forma. Hay que remontarse a Jack London creo, para encontrar en el corazón de la trama y maravillosamente relatados, la naturaleza, la vida salvaje, la exploración, la lucha por sobrevivir -a fuerza de aptitud-, la extinción, la muerte, el puro azar; el peso de los hechos por sobre las explicaciones.
La dura -muy dura- vida de los granjeros, los cazadores, los exploradores, los rastreadores, ya desaparecidas a manos de las máquinas, los alambrados y el confort, pesan en esta novela tanto como sus personajes. Pienso en la blandura de esta época, en los innumerables acolchados que nos proveyemos, en los intensivos cuidados que nos damos, y pienso que el salto ha sido abismal. Atrás queda lo que de animales tenemos, cada instante somos más y más productos de la cultura y la civilización. A donde vamos ¿quién lo sabe? A la matrix quizás, pero lo estamos haciendo libremente así que...no hay queja que valga. Interesante para los que dentro de 500 años estudien nuestra revolución, nuestro manejo de la tercera ola. Les recomiendo para entender la voracidad de artificios del siglo XX y XXI, que en esta novela estudien desde que pobreza de recursos el hombre se ha alzado hasta dominar el resto del planeta, hasta dominarlo todo.

La prosa es original. Nada de clisés ni estados de ánimo. Las personas, los animales y las cosas, viven. Cada palabra pesa; no hay relleno ni palabrerío. Los sucesos están descriptos duramente, sin caridad. El paisaje también; ahí es donde quizás hay un poco de lirismo en las descripciones. Bienvenido. Todo aporta para formar una gran obra. Literatura de la mejor. Testimonio de época. Verdad tras verdad. Es ficción, pero la gran literatura sabe crear realidades, y E. Annie Proulx lo ha hecho.