jueves, octubre 20, 2005

Humberto Costantini (1924-1987)

Acabo de empezar Una vieja historia de caminantes, que es un libro de 20 cuentos. Incluye El cielo entre los durmientes que fue lo primero que leí de Costantini, hace muchisimos años en una antología de Mirasol, y que es un cuento totalmente eficaz. Perfecto en su género.

Y también leí hace algunos años De dioses, hombrecitos y policías, una novela tierna, original y con mucho suspenso. En la noche es un libro de cuentos que no me gustó.

Pero este que tengo ahora empieza con Entrevista, donde un señor recién muerto, un señor de lo más prosaico (eso es importante) es entrevistado por Dios para que cuente su vida, y no acierta a recordar los cuatro detalles que lo hubiesen salvado, detalles sin importancia aparente, pero secretamente fundamentales. Y ahí termina la entrevista y el cuento.
Conocía de antes este relato porque Dolina lo contó una o varias noches, expresando lo que el cuento deja entrever y relatando también su emoción ante el acierto del autor. Es que es una idea extraordinaria: nuestra salvación depende de cosas que nadie más que nosotros podría adivinarlas, de objetos o sucesos puestos en el camino para ser reconocidas como inolvidables.
Y séame permitido un recuerdo personal. En la década del 90, festejando un 31 de diciembre, hice uso y abuso de esta idea para seducir a Paola. Una escena de lo menos original por cierto, pero aun hoy el recuerdo de esa tarea... es un lindo recuerdo. Quién sabe cuanto se acuerde ella, aunque esa noche no me fue indiferente. Gracias Humberto Costantini.

5 comentarios:

  1. "nuestra salvación depende de cosas que nadie más que nosotros podría adivinar"
    recordaré eso.

    saludos

    ay..
    ¿y si depende en realidad de que sea Paola quien lo recuerde?

    ResponderEliminar
  2. Si depende de ella...no sé que pasará.

    ResponderEliminar
  3. por el contrario, yo creo q nuestra salvacion depende de pequeñas cosas que apenas percibimos, por eso, el personaje, cuando dios le pregunta esas 4 infimas situaciones, el hombre no tiene ni la mas palida idea

    ResponderEliminar
  4. Tengo que corregirte, porque me toca de cerca (porto el mismo apellido que don Humberto): "Costantini", va sin la primera "n".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, horrible error de mi parte

      Eliminar