miércoles, septiembre 28, 2005

Tocata gay.

Village People - The Best of Village PeopleSupe de la existencia de Village People mientras eran de verdad, no una imitación ni un mito. Digo, los vi en la tele o en la tapa de los discos en "su" momento. Era yo bien pequeño y hasta 20 años después no me dí cuenta de la esencia: era un grupo de gays (o lo pretendían). Para mí eran más llamativos porque se disfrazaban. Lo esencial nunca lo capté (era invisible a los ojos, jeje).




Gore Vidal - En busca del reyGore VidalEntre otras cosas, 15 años pasaron volando.
Leí Kalki y mi cabeza voló.

Entonces Gore Vidal pasó a ser un autor buscado. Así logré leer muchas cosas buenas, entre ellas una novelita de aventuras medioevales creo (¿Ricardo Corazón de León es medioeval?), llamada En busca del rey, que me gustó porque había un vampiro, y tenía un final triste.

Gore VidalY un día me desayuno leyendo el diario que Gore Vidal es homosexual, declarado y combativo. Bueno, allá él, no tiene importancia.
Pero otro día releo En busca del rey, y me doy cuenta que toda la novela es de amor entre hombres. Lo que pasó en mi lectura de juventud por amistad, veo claramente que es amor. Y aunque no esté escrito, amor sexual, nada de castidad.
Y llega la novela a su final, muere el protegido, discípulo y "amigo" del protagonista, y ahora veo con más claridad, y lo siento más fuerte, que la pena es enorme.
En conclusión, ahora esta novela me parece muchísimo mejor que antes. Ganó en emoción, en profundidad y en sutileza.
Moraleja: ...me resisto a poner moraleja; pero el conocimiento aumentó mi posibilidad de disfrutar del arte.

1 comentario:

  1. Fuera del tema gay, rescato tu moraleja, lo eternamente discutido, especialemente en la blogósfera. Hay en estos años un tremendo desprecio por el conocimiento, y por la idea de que el desconocimiento obstaculiza el deleite del arte. Recuerdo una discusión en Lunes Felices o en Diéguez, que alguien fue a ver al Colón a Chucho Valdéz, y sin entender los códigos de la música clásica o del Colón, se despachó con una muestra despectiva acerca de ellos. Ante mi crítica, todo el mundo salió a atacarme: ¿desde cuándo se necesita conocimiento para disfrutar del arte? Eso es de elitistas. Luego, la misma discusión (esta vez, positivamente, en Lunes Felices) acerca de que un músico no necesita saber música para componer obras de arte. Y luego lo extraordinario: es mejor no saber música para hacer música. También: es mejor no saber música para escuchar música. Luego, la exacerbación de ese postulado en la música que se escucha, y el desprecio por los clásicos... ¿quién fue Beethoven? ¡Roll over Beethoven! Lo mismo con la literatura. Hay que despreciar a los clásicos, y bienvenido cualquier cosa desestructurante, por más estúpida que sea, con tal de que no sea clásica.
    En fin, no tiene mucho que ver con lo que escribiste, pero bueno, ahí fue mi rant, jajajjaa.

    ResponderEliminar