sábado, julio 30, 2005

Gorodischer y yo (un admirador).

Mala noche y parir hembraHistoria de mi madreHace muchos años, en Navidad, el hermano de mi madre le regaló Mala noche y parir hembra, según dijo atraído por el título. No tardé en leerlo. Así conocí la escritura de Angélica Gorodischer. Fue un muy buen comienzo porque dentro de ese libro extraño hay maravillas. Luego, aprovechando el cumpleaños de la mamá, compré y le regalé: Floreros de alabastro, alfombras de Bokhara (Premio Emecé). Hoy vivo a 20 km de la casa materna, pero ese libro está conmigo, je. Era obvio.
Bueno, está claro que con semejantes joyas, me hice incondicional de la Gorodischer. Al poco tiempo sacó Jugo de mango, y lo compré ansioso (y con mi propio dinero!): fuerte decepción. De todos modos -teniendo varios libros publicados- no había más para comprar, estos dos de Emecé eran sus primeras novelas que estaban visiblemente en los estantes de todas las librerías.
Mientras pasaban los años descubrí más: era de Rosario -lo que explicaba la ausencia de sus primeras obras, y de a poco fui encontrando y pude comprar y leer casi todo lo suyo anterior, desde Las pelucas hasta Kalpa imperial; Y en Trafalgar un interesante comentario propio sobre su obra.
Entonces ya estaba a la par -temporalmente hablando- y la leería a medida que publicase. Mientras tanto su fama crecía y en cada entrevista me parecía siempre inteligente y profunda. Inteligente más que ingeniosa, lo cual es mucho mejor.
Pero por esas cosas de la vida no tenía plata para comprar libros y dejé pasar varios de ella, mientras releía Kalpa imperial. Así, cada vez mas admirado, y sin poder satisfacerme (ni eventualmente ser defraudado), puse a la Gorodischer en el podio de los escritores argentinos vivos.
Luego tuve algun recurso y compré algo...pero no era gran cosa. Daba en pensar que quizás había pasado su cenit. Hasta que tuve la suerte de comprar La noche del inocente. Listo, admiración renovada.
Además pude leer -de prestado- el resto de sus novelas y cuentos. Catorce volúmenes de su prosa honran, sí: honran, ¿qué hay?, mi biblioteca. Tengo las dos versiones de Mala noche...

Recién terminé Historia de mi madre. Se trata de su vida -hasta su casamiento-, y de su familia.
Leerlo es subirse a un tren del cual no es posible bajar y tampoco se quiere...llegando al final pensaba ¿Por qué no le habrá puesto 200 páginas más? Realmente se devora, en el registro coloquial no hay quien la supere. Un placer.
El asunto es que Angélica muestra mucho de sí mismo. Cuenta su infancia, y su adolescencia. Y la cuenta a la luz de sus ojos de hoy, muchos años después (es bastante veterana). Así que se revela tanto la niña que fue como la persona que es.

Y llego al quid...no me gustó.
Ella, Angélica. No me gustó nada.
¿Qué hago ahora?

PD: en La mujer del maestro, Guillermo Martínez dice que el escritor existe unas pocas horas por día, inmóvil detrás de un escritorio, y que el resto... no importa.

domingo, julio 17, 2005

Bar del infierno, Alejandro Dolina

Compré Bar del infierno, sin grandes esperanzas de sumar una joya, con módicas ilusiones de encontrar alguna perla en sus 200 páginas.
No me llevé ninguna sorpresa. El libro es exactamente lo previsto, y se integra con facilidad en la obra dolineana. Pero a esta altura ya hemos leído a Chesterton, a Kafka, a Borges, y también al mismo Dolina; ¿cuantas paradojas pueden meterse en 200 páginas? Muchos ingenios sin duda. ¿Y cuanto entusiasmo pueden despertar cuando se entregan como chorizos, atados uno tras otro, sin respiro? Poco.
Las mejores páginas son las mas cercanas, donde hay sucesos con verduleros. Porque las andanzas metafísicas de un general chino son interesantes, pero en este libro no hay un general chino, hay setenta...

domingo, julio 03, 2005

La humanidad lleva el método científico al espacio extraterrestre.

Una nave disparará contra un cometa Misión histórica: por primera vez se conocerá el interior de estos objetos celestes

  1. ¿No es de niños? "Le tiro una piedra a ver que pasa."

  2. ¿Alguien se da cuenta que lo están destruyendo? O ni se les pasó por la cabeza.

  3. Está bien intentar conocerlo; pero si no es posible conocerlo sin dispararle ¿por qué no dejarlo vivir?

  4. ¿Te gustaría que te hagan lo mismo? ¿Que te destripen solo por ver que hay?

  5. Es hoy una hipótesis mas o menos aceptada que la materia que dió origen a la vida en la Tierra llegó en meteoritos y cometas...¿este proyectil es un ataque preventivo? No es mala idea, porque en 60.000 millones de años bien podría estar un venusiano verde pensando en comprar armas de destrucción masiva.

  6. ¿Quién sabe si es solo una piedra? Puede ser tantas cosas...

  7. ¿Y si aprovechando el viaje, en el cometa hay un mensaje...de alguien/algo...o hay gentecita de expedición?

  8. ¿Y si extraterrestres también lo están estudiando? De repente lo ven bombardeado...Ciertamente no se van a llevar una falsa imagen de la especie dominante sobre el tercer planeta.