domingo, junio 19, 2005

La antología que todavía no aparece.

Ahora que hay tanta antología, tengo ganas de hacer una, que se llamaría Cuentos con final, donde la premisa es que la última oración sea imprescindible, la clave, el desenlace y cuanto más inesperado mejor, si es posible que la última palabra sea insustituible.
Al estilo Saki (ese no vale porque todos sus cuentos son así, o vale como maestro; entonces sí Saki). Yo incluyo El evangelio según Marcos. Amor, Sara Gallardo. Baile en el Marcone, de Guillermo Martínez. Los amigos, Cortázar.
O'Henry supongo que estará. La premisa es sorprender en el final. Así que nada de "Los mejores cuentos de...suspenso, o terror, o policiales,...o lo que sea". Historias que se dan vuelta como una media. Sorpresa y telón.
Linda idea, no?
Pero ya debe existir, porque nada nuevo hay bajo el sol.

domingo, junio 12, 2005

Mirá vos

Leyendo a Sebreli me entero que la frase "la vida imita al arte" -uno de los tantos motivos por los que admiro a Oscar Wilde- es una paráfrasis de un aforismo de James Whistler.