sábado, diciembre 31, 2005

La mejor novela del 2005 (I)

jejejeje, con 2500 años de literatura para leer quién puede estar atento al 2005. Los editores claro, pero no los lectores, y yo tampoco.

Entonces, de las novelas del 2005 -no leídas- voto por Rosa de Miami de Eduardo Belgrano Rawson.

Lo mejor del 2005 (I)

La muerte del papa Juan Pablo II, que murió en su pieza, cuidado por las monjas de siempre.
Porque evitó la carpa de oxígeno, la terapia intensiva, el respirador, las cánulas, las sondas, los monitores, los partes médicos, las escaras, la línea plana.
Porque tampoco fue a la cámara de gas -perdón, terapia de sedación.

lunes, diciembre 26, 2005

Dos links a notas de Guillermo Piro

Pienso que poner en un blog links a cosas interesantes es clarísimo signo de su agonía. Por eso siempre intenté esquivar esa conducta.
Pero aquí estoy...linkeando a Guillermo Piro: un post corto (sobre Bucay) y un artículo largo (sobre Pinter).

viernes, diciembre 16, 2005

"¡Siga el baile, siga el baile! de la tierra en que nací,..."

En la AFIP hay una placa de bronce en la pared que dice (mas o menos):

En esta fecha se declara la segunda Independencia Argentina.
1947. Cancelación del empréstito Baring Brothers


50 años después seguimos con el mismo circo.

jueves, diciembre 15, 2005

Pedro Zarraluki, La historia del silencio.

Tengo mucho respeto por el Premio Herralde de Novela, porque lo ganó Roberto Bolaño en 1998, por Los detectives salvajes. Aunque en general pienso pestes de los premios españoles. De los premios de las editoriales españolas mejor dicho. Porque -con la salvedad ya dicha- los que he leído no parecían merecer ni una palmadita en la espalda, más bien tremendos ladrillos, artefactos de factoría, huyamos de ellos.
Pero bueno, siguiendo al Sr. Palimp leí una novela de lo más agradable: La historia del silencio.
Se lee con una sonrisa permanente, que asciende a risa cada tanto.
Son las peripecias de un grupo de modernísimos o posmodernísimos amigos, que llevan la vida blanda que la civilización ha sabido hacerse. Hay un relator, que sería el protagonista, luego su novia (que no es novia sino una relación de las del siglo XXI), y amigos que a su vez son parejas entre sí.
Hay muchas infidelidades, mucha liberalidad, mucha franqueza. Los personajes están bien retratados, y los cruces de las historias mejor llevados. La personalidad del relator se lleva las palmas; es un quedado de esos que se comprenden perfectamente a si mismos, sus problemas, sus soluciones, y ahí se quedan, contemplando la calle correr, las palomas que vuelan.
El estilo es coloquial, la prosa fluye con gran naturalidad, la trama también, en todos los capítulos pasa algo interesante, tiene nudo y desenlace, que no es ningún disparate (como suele pasar).
En resumen, una novela muy fácil de leer, muy agradable, más que bien escrita, que atrapa el interés del lector hasta el final sin desentonar en ningún momento.

domingo, diciembre 11, 2005

Algo habrán hecho Pergolini y Pigna, pero se puede hacer mejor.

Eduardo Belgrano RawsonEstá dando vueltas en los los medios, en las secciones culturales, la reedición de una remanida diatriba: la de los profesionales de la historia contra las liviandades de los divulgadores. Es un debate viejo e insustancial, algo así de importante como hacer pis en el mar.

Pero -algo siempre se puede decir, je je- quiero decir algo:
Noticias secretas de América de Eduardo Belgrano Rawson es una obra extraordinaria, escrita con un estilo único y superior, con una gracia inigualable. Viene al caso porque trata de sucesos de nuestro pasado.
En la tapa dice Novela, pero no me parece.
Y de paso digo: todo lo de Belgrano Rawson me gustó. Mucho.

domingo, diciembre 04, 2005

E. Annie Proulx

Annie ProulxEscritora norteamericana, contemporánea. Ampliamente reconocida y premiada (Pulitzer, National Book, P.E.N.-Faulkner).
Leí Atando cabos (novela), Canciones del corazón (cuentos) y Postales (novela).
El estilo es en todos parecidos. Parco, con insinuaciones, indirectas, y a fuerza de reflejos, transmite con enorme potencia a sus personajes. No es la comedia su tema, sino la áspera vida de...cualquiera. Donde posa la pluma algo hay para sacar a la luz que no es el american dream precisamente, ni ninguna love story con happy end. Los personajes, la trama y el no poco importante marco de las historias es bien estadounidense.
Para los que prefieren cuentos Canciones del corazón, pero para los que prefieren novelas, y para los que ignoran el género, y para los que quieran leer una novela que los deje sin aliento, con la garganta hecha un nudo: Postales. Ambas obras son de las primeras de Proulx y se parecen mucho. La distinción que les da el género no es tan fuerte porque Postales relata más de una vida apenas conectadas por postales que se envían -casi siempre sin esperar respuesta. Se trata de la disolución, la vida y la muerte de una familia de granjeros, a partir de un crimen involuntario. El asesino esconde el cadáver de la novia y simula que se marcharon juntos a una nueva vida. Durante 50 años el protagonista recorre Estados Unidos, siempre en la frontera entre la civilización y la vida salvaje -cada vez más acotada por el desarrollo. Mientras completa su ciclo, envía postales sin indicar domicilio a una familia que se va descomponiendo hasta desaparecer.
Además de todas esas vidas que entran y salen de escena, con y sin suerte, hay un tema esencial, expuesto de gran forma. Hay que remontarse a Jack London creo, para encontrar en el corazón de la trama y maravillosamente relatados, la naturaleza, la vida salvaje, la exploración, la lucha por sobrevivir -a fuerza de aptitud-, la extinción, la muerte, el puro azar; el peso de los hechos por sobre las explicaciones.
La dura -muy dura- vida de los granjeros, los cazadores, los exploradores, los rastreadores, ya desaparecidas a manos de las máquinas, los alambrados y el confort, pesan en esta novela tanto como sus personajes. Pienso en la blandura de esta época, en los innumerables acolchados que nos proveyemos, en los intensivos cuidados que nos damos, y pienso que el salto ha sido abismal. Atrás queda lo que de animales tenemos, cada instante somos más y más productos de la cultura y la civilización. A donde vamos ¿quién lo sabe? A la matrix quizás, pero lo estamos haciendo libremente así que...no hay queja que valga. Interesante para los que dentro de 500 años estudien nuestra revolución, nuestro manejo de la tercera ola. Les recomiendo para entender la voracidad de artificios del siglo XX y XXI, que en esta novela estudien desde que pobreza de recursos el hombre se ha alzado hasta dominar el resto del planeta, hasta dominarlo todo.

La prosa es original. Nada de clisés ni estados de ánimo. Las personas, los animales y las cosas, viven. Cada palabra pesa; no hay relleno ni palabrerío. Los sucesos están descriptos duramente, sin caridad. El paisaje también; ahí es donde quizás hay un poco de lirismo en las descripciones. Bienvenido. Todo aporta para formar una gran obra. Literatura de la mejor. Testimonio de época. Verdad tras verdad. Es ficción, pero la gran literatura sabe crear realidades, y E. Annie Proulx lo ha hecho.

domingo, noviembre 27, 2005

Lázaro Covadlo. La Casa de Patrick Childers

Bueno, he logrado darle fin a esta novela, cada vez más fastidiado porque ha sido perder el tiempo. Tanto que dos días después -ahora- al ponerme a escribir el comentario ¡no me acordaba del nombre!
Sin generalizar sobre la obra de Covadlo (aquí un admirador), ceñido a esta novela, opino:
Los personajes son malísimamente caracterizados; bah, no existe la caracterización. Como en los peores novelas, simplemente hacen cosas. El protagonista es más falso que diente de madera.
La prosa combina el correcto aburrimiento de los nuevos y correctos novelistas argentinos, con el léxico sexual callejero de los españoles. Joder.
La trama es inexistente. Pasan cosas pero solo para completar el número de páginas que se espera de una novela. El argumento es...aburrido. Es todo relleno. Parece una telenovela, o una obra de colegial puesto a escritor. Las anécdotas suenan absurdas.

Bueno, tendría que dejar de protestar y escribir sobre el contenido, la trama, o la prosa. Pero mejor olvidarlo todo.

PD: el primer capítulo es bueno.

miércoles, noviembre 23, 2005

Cuando fuí mortal, Javier Marías

Cuando fuí mortalLo más original de este libro -en la edición que tengo- es la portada: sin marco ni recuadro es una foto en blanco y negro sin nada de texto. En la contratapa tres cuartos lo ocupan una foto del autor en blanco y negro, y abajo solo dice Alfaguara. En el lomo está la información habitual. Supongo que a fuer de despojada y despejada tan misteriosa tapa no cumplió su primera obligación: informar sobre el contenido. Y tampoco las adicionales de marketing. Y por eso no se encuentra en internet; la foto sí (es la de casi todas las tapas más tradicionales de otras ediciones).

Son muchos cuentos, pero dicen muy poco; casi nada que no sea lectura de inmediato olvido; es más, me parece que algunos cuentos ya los había leído...y olvidado.
Excepto Cuando fuí mortal que intenta y logra transmitir una intensa melancolía.

martes, noviembre 22, 2005

Ni google, ni gogool, ni gogoolplex.

Nikolai GogolNikolai Gogol es el autor de Las almas muertas, novela totalmente moderna, clásica, y recomendable. Leí la edición de Seix Barral 1971, con la traducción de María Ángeles Hernández al castellano. ¿Como habrá sido que en 30 años el castellano desapareció de las editoriales españolas reemplazado por el "español"? Pero bueno, ese tema es otra cuestión.

El protagonista es Chichikov, donde el autor no puso lo peor del género humano (porque lo desparramó entre todos los personajes) pero tampoco ninguna simpatía.
Mientras Chichikov hace su negociado, trata con gran cantidad de personajes, todos caracteres preciosamente descriptos (cercanos a la caricatura también).
Es una novela de caracteres, y de época. Los funcionarios, los nobles, los estudiantes, y los siervos, todos naturalmente llevan sus vidas adelante. ¿Se beberá tanto en Rusia como parece por esta y tantas novelas?
Chichikov es despreciable y aburrido. Todos los demás son entretenidos. Mucho. No tiene desperdicio la descripción de la carrera de funcionario. 150 años después seguimos en lo mismo. ¿Y los progresistas que viven en la nube? Impecable. Y así con cada uno, todos pasan por la lupa impiadosa de Gogol.
Esta edición tiene los fragmentos no quemados de lo que hubiese sido la segunda parte, y algunas cartas y textos del autor sobre la novela. Interesantes y reveladores sobre lo que quiso hacer Gogol.

lunes, noviembre 21, 2005

Policiales

Cada tanto aparece algun parásito lamiendo las medias del presidente o del ministro diciendo que ahora el Correo Argentino da ganancias; yo quisiera saber si incluye los dos DVD que compré en Amazon y que se robaron con toda impunidad, o si esos ingresos están en la contabilidad paralela.
Y ya que estamos les pido que dejen de abrir las encomiendas que vienen de afuera. Bah, que les pido, si son impermeables a la honestidad.

domingo, noviembre 20, 2005

"lo conocí naranjo"

La semana pasada esperando el colectivo oí a un señor que hablando con otro, dijo lo conocí naranjo. Fue la primera vez que oigo esa expresión que sin embargo conozco desde hace 20 años y sé que quiere decir y como se originó (aunque quizás no verdaderamente, quizás solo una versión). Lo aprendí en Aires nuevos en Buenos Aires de Susana López de Gomara, autora de la que no sé nada, y en internet encuentro que también escribió Las lunas de Juan Luna -libro que Marcela leyó (y para nuestre suerte dejó su opinión favorable); nótese que los dos títulos repiten un juego de palabras.

De Aires nuevos en Buenos Aires recuerdo casi todo, así que debe ser una gran novela. En el segundo o primer año del secundario fue libro de lectura obligatoria en la clase de Literatura (o Lengua, o como sea que se llamase). La profesora era Abate. Y en los años siguientes lo leí muchas veces más.
Se trata de las aventuras de unos mellizos de 12 años durante la primera invasión inglesa. Entre sucesos históricos se cruzan ellos en la búsqueda de un tesoro. Es una novela de aventuras con buenos, malos, algunos mas o menos, y un final de lo más feliz. Y un capítulo final con mucho sentimiento.

Relacionado con las lecturas infantiles y con la Colección Robin Hood de Editorial Acme, este es un texto sobre un tema remanidísimo, pero por lo general agarrado para el lado de los kinotos, y aquí forma en realista y sensata:"¿Por qué no lee mi nene?"

miércoles, noviembre 16, 2005

Liliana Bodoc. La saga de los confines

Liliana Bodoc
La saga de los confines es exactamente lo que sugiere su título. Una trilogía de muchas páginas donde se describe sin interrupción una especie más de Orbis Tertius. Digo uno más porque ¿cuantas sagas y universos ha creado la literatura? Un montón. Ya es un género.

El problema de esta obra es su género. A esta altura de mi vida ya no puedo sumergirme con entusiasmo en un mundo nuevo; más bien estoy tratando de entender este donde vivo todos los días. Entonces aprender toda una mitología, una botánica, una zoología, varias sociedades y cientos de nombres propios es demasiado. Y además sin respiro porque casi nunca deja la autora de informarnos copiosamente. Hay un capítulo que es la excepción que confirma la regla: el del nacimiento del hijo de Acila, y -valga el juego de palabras- es excepcional: lo mejor del libro.
En resumen, para adolescentes.

Pero Bodoc escribe muy bien, en un castellano castizo de muy buen sabor (aunque se proponga darle sabor indigenista con multitud de detalles que parecen artefactos mal puestos) . Y también maneja el ritmo y resuelve con maestría las dificultades de combinar en un relato episodios detallados dentro de cronologías extensas. Y tiene imaginación.

Entonces, ojalá la próxima novela de Liliana Bodoc -que es mendocina y se ve libre de la insoportable afectación de los porteños (incluyendo a este que escribe)- se trate de otros temas. Voy a leerla.

jueves, octubre 27, 2005

Una ganga

En Unicenter, haciendo tiempo antes de entrar al cine, me metí en la boutique del libro y pregunté por un par de libros que todavía no están en Argentina. Después recorriendo y de repente, encontré Grandes Esperanzas de Dickens, en una edición hermosa, por ¡28 pesos!
Por dentro saltando en una pata, la hice mía. Como objeto, es algo hermoso; 526 páginas cosidas, tapa dura, papel de calidad, tipografía apropiada, la tapa entera es un Turner e incluye cordón señalador. Un precioso libro como sabe hacerse en el viejo y primer mundo. En cuanto al contenido, hasta la página 80 vamos muy bien.
Acá se vende en la editorial, en España, hay que pagar 32 €.
Acá se puede comprar online el ejemplar que tengo yo. Quedaba uno en la mesa; guardados no lo sé.

ps: ví Tiempo de valientes, excelente.

pps monetario:
32 € equivalen a 116.8 $.
28 $ equivalen a 7.75 €.

miércoles, octubre 26, 2005

1 escritor y 3 maniquíes.

La foto es muy chiquita pero igual se puede ver: la elegancia al vestir es inversamente proporcional a la calidad del escritor. Je je je.
premio clarín de novela
Update: a Claudia Piñeiro (ganadora del Premio Clarín de novela 2005) no la leí, así que me pueden acusar de prejuicioso.

jueves, octubre 20, 2005

Humberto Costantini (1924-1987)

Acabo de empezar Una vieja historia de caminantes, que es un libro de 20 cuentos. Incluye El cielo entre los durmientes que fue lo primero que leí de Costantini, hace muchisimos años en una antología de Mirasol, y que es un cuento totalmente eficaz. Perfecto en su género.

Y también leí hace algunos años De dioses, hombrecitos y policías, una novela tierna, original y con mucho suspenso. En la noche es un libro de cuentos que no me gustó.

Pero este que tengo ahora empieza con Entrevista, donde un señor recién muerto, un señor de lo más prosaico (eso es importante) es entrevistado por Dios para que cuente su vida, y no acierta a recordar los cuatro detalles que lo hubiesen salvado, detalles sin importancia aparente, pero secretamente fundamentales. Y ahí termina la entrevista y el cuento.
Conocía de antes este relato porque Dolina lo contó una o varias noches, expresando lo que el cuento deja entrever y relatando también su emoción ante el acierto del autor. Es que es una idea extraordinaria: nuestra salvación depende de cosas que nadie más que nosotros podría adivinarlas, de objetos o sucesos puestos en el camino para ser reconocidas como inolvidables.
Y séame permitido un recuerdo personal. En la década del 90, festejando un 31 de diciembre, hice uso y abuso de esta idea para seducir a Paola. Una escena de lo menos original por cierto, pero aun hoy el recuerdo de esa tarea... es un lindo recuerdo. Quién sabe cuanto se acuerde ella, aunque esa noche no me fue indiferente. Gracias Humberto Costantini.

lunes, octubre 17, 2005

Bohumil Hrabal. Una soledad demasiado ruidosa

Al margen, el diseño de tapa, lomo y contratapa que más me gusta dentro de lo poco que conozco, lo tiene Ediciones Destino Colección Áncora y Delfín.

Esta novela corta de Bohumil Hrabal está muy bien escrita. Pero muy bien.
Tiene un defecto, una defección, una ausencia, una falta. Originalidad. Es el monólogo de un señor mayor, que hace 35 años que enfarda libros y papeles para ser hechos pulpa y luego papel nuevamente. Rememora su juventud, vive para y por los libros, pasea por Praga, no se entiende con los decadentes tiempos modernos, etc. Todo muy leído ya. Y sin demasiado suspenso, con final anunciado. Un poco se parece a "El sobrino de Wittgenstein" de Thomas Bernhard. Más amena. Y mejor escrita, ya lo dije pero lo repito: muy bien escrita.

martes, octubre 11, 2005

Ema, la cautiva

Esta novela es la primera publicada por César Aira, y según lo indica en su último renglón, fue terminada el 21 de octubre de 1978. Acabo de leer la edición de Editorial de Belgrano, 1981. La contratapa esta firmada por Aira, y es una buena prueba de la inteligencia y humor del autor. Empieza -la contratapa- con "Ameno lector:" y sí, bien puesto está el adjetivo. Esta lectura es esencialmente amena.
En cuanto a la novela podemos decir: ...ehhh, no es fácil de clasificar...

Una aproximación: es inverosímil todo. Pero no mientras se lee, mientras se lee la incredulidad se escapó por los desagues, y en el universo no hay nada más cierto que los soldados, los indios pintados, las cautivas, los faisanes, la nieve, los bosques, el desierto, el papel moneda, los dados y el humo de los cigarros. Mérito de Aira obviamente. Felicitaciones para él.
Entonces, ¿de qué se trata? Podría tratarse de la vida de Ema entre su primer y cuarto hijo. Pero no es Ema el tema central. Quizás de la vida de los indios; pero no es eso -además de ser esos indios por un lado fascinantes y por otro decididamente fantásticos-.

Esta novela es un canto edénico, es la calma descripción una utopía serena, es la enciclopedia de un universo fantástico, irreal, pero tan tan entrañable, que al pasar la última hoja nos dan ganas de llorar.

¿Qué más? La geografía, la botánica, la zoología, y todo lo que podría cotejarse contra el mundo real, contra la pobreza nuestra de cada día, no cierra ni pega. Es un universo construido con palabras, con libros y libros leídos. Y además, ¿a quién le importa que los indios cazen con flechas de bambú y beban sidra de loto, que midan en millas las distancias, que sean adictos a la adormidera, etcétera? Realmente es lo de menos.

La prosa es amena, exquisita, sencilla, clara. El tono es sereno, el grotesco y el disparate no tienen lugar. En cuanto al realismo mágico, no hay nada de eso a Dios gracias. Esta novela no le debe nada a nadie. Es original. Y de donde habrá sacado César Aira esos indios mansos, esa naturaleza bienhechora, no lo sé; pero vayan desde aquí hasta sus musas mi agradecimiento.

martes, octubre 04, 2005

Elizabeth Costello

Este es un libro de reflexiones, en forma de conferencias y charlas de intelectuales. El capítulo 8 es el más directo -aunque el más corto y el último- (y me gustó), y los demás quizás demasiado abstractos.
Pienso que sin el premio Nobel, a este libro le hubiese costado ser publicado, más ser traducido, y más ser editado o importado a la Argentina, y más todavía estar a la vista en las librerías, y sobre todo, hubiese sido imposible que yo lo comprase...pero lo compré. Agua y ajo.

miércoles, septiembre 28, 2005

Tocata gay.

Village People - The Best of Village PeopleSupe de la existencia de Village People mientras eran de verdad, no una imitación ni un mito. Digo, los vi en la tele o en la tapa de los discos en "su" momento. Era yo bien pequeño y hasta 20 años después no me dí cuenta de la esencia: era un grupo de gays (o lo pretendían). Para mí eran más llamativos porque se disfrazaban. Lo esencial nunca lo capté (era invisible a los ojos, jeje).




Gore Vidal - En busca del reyGore VidalEntre otras cosas, 15 años pasaron volando.
Leí Kalki y mi cabeza voló.

Entonces Gore Vidal pasó a ser un autor buscado. Así logré leer muchas cosas buenas, entre ellas una novelita de aventuras medioevales creo (¿Ricardo Corazón de León es medioeval?), llamada En busca del rey, que me gustó porque había un vampiro, y tenía un final triste.

Gore VidalY un día me desayuno leyendo el diario que Gore Vidal es homosexual, declarado y combativo. Bueno, allá él, no tiene importancia.
Pero otro día releo En busca del rey, y me doy cuenta que toda la novela es de amor entre hombres. Lo que pasó en mi lectura de juventud por amistad, veo claramente que es amor. Y aunque no esté escrito, amor sexual, nada de castidad.
Y llega la novela a su final, muere el protegido, discípulo y "amigo" del protagonista, y ahora veo con más claridad, y lo siento más fuerte, que la pena es enorme.
En conclusión, ahora esta novela me parece muchísimo mejor que antes. Ganó en emoción, en profundidad y en sutileza.
Moraleja: ...me resisto a poner moraleja; pero el conocimiento aumentó mi posibilidad de disfrutar del arte.

domingo, septiembre 25, 2005

"Fue extrañísimo"

foto sacada por pasajero
Siento que esta noticia es importante.

domingo, septiembre 18, 2005

La fuga (bisturí, cincel y microscopio).

Eduardo MignognaAntes de ser más conocida como una película -fácilmente catalogable: una más de Darín, otra de Mignogna, otra del nuevo cine argentino, etc- La fuga es un libro premiado (premio Emecé 1999), mezcla de novela y libro de relatos.
Es un conjunto de cuentos, o con más corrección, una novela hecha de cuentos. Los protagonistas son todos presos que se fugan juntos. Cada capítulo corresponde al destino posterior o anterior de un preso; a veces con caminos que se cruzan.
Los capítulos no son largos, y tampoco el libro (son 15 los presidiarios fugados).
El libro incluye fotos de los protagonistas (la fuga se produce en 1928), que agregan interés. Aunque las fotos, personajes y sucesos son ficticios, no lo parecen (y uno de los jurados habla de un hecho real). Pero como dice otro de los jurados No se sabe si es cierto o si es mentira, y tampoco importa.

De la prosa se pueden decir varias cosas: objetiva, sugestiva, precisa, opaca, ajustada, mínima, fría, tranquila.
Entonces, por perfecto que sea, no es el lenguaje usado el responsable de la tensión, el interés, y la emoción que nos atrapa de la primera a la última página. Hay que buscar el valor de esta novela en otra parte.
Pienso que es el triunfo de la trama. Página a página, "pasan cosas". Hay más de 15 historias, y enormidad de personajes, cada uno perfectamente delineado.
Este libro está escrito con bisturí, cincel y microscopio.
Cada capítulo es una perfecta miniatura, una o más vidas reducidas a sus aspectos y momentos esenciales, con impecable nitidez. No sobra nada. No hay ni un adorno. Y es increíble, pero también es un retrato de época.

En fin, lean La fuga, de Eduardo Mignogna, y después me cuentan.

martes, septiembre 06, 2005

Embalse

Novela así así de César Aira. César Aira Pero tiene un capítulo donde aparece el propio Aira,el distinguido escritor, hermoso como un dios heleno, que es una delicia.
Decir de X "escribe como Z" no aporta mucho, porque ¿cómo escribe Z? Pero a quienes leyeron a Z, sí les sirve. Para las personas en esa situación, va mi modesto aporte: Aira es Bioy Casares. Más aun, es su reencarnación. Solo los distinguen las circunstancias y algunas costumbres que han cambiado en 30 años. El tono, la trama, las ideas, los personajes, la resolución, es todo idéntico. Y así como la obra de Bioy es tan pareja que podría estar toda en solo volumen sin escándalo, lo que leído hasta ahora de Aira (no tanto) también se parece a sí mismo.
Lo más flojo es el final, agravado porque se va del tono mantenido. O sea, diez capítulos son calmos, entre costumbristas, irónicos y naturalistas, pero los tres finales tienen otro registro: grotesco, fantástico, y apocalíptico. Junto con el estilo y la trama, los personajes ya definidos cambian su personalidad (valga la redundancia), y arrancan de cero, así que el quiebre es demasiado y la unidad de la novela se cae a pedazos. Junto con la credulidad del lector.

viernes, septiembre 02, 2005

Pobre señora Reilly

De todo corazón espero que no la esté pasando demasiado mal.
Calle Constantinopla entre St. Charles y el río
The Reilly house
Constantinople st.


Podría escribir cualquier cantidad de elogios sobre La conjura de los necios; me quedo con el comienzo de la contratapa: En este libro todo es extraordinario.


  • Cada día que me toca pasar cerca de algún porteño carro de panchos, y siento ese olor ácido, agrio y picante, no puedo dejar de pensar en Productos Paraíso, y los tenedores corroídos por el agua de las salchichas.

  • Hermoso: que tu calle se llame Constantinopla.

lunes, agosto 15, 2005

Espacio de publicidad

Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, fotografiados en el verano de 1942 en Mar del PlataPienso comprarme los 10 volúmenes de Borges de esta colección, que sale a partir del miércoles 17 de agosto con el diario LA NACION. No los de Bioy; El sueño de los héroes ya lo tengo; los de Borges también, pero 2 dólares por un Borges en tapa dura...irresistible.

sábado, julio 30, 2005

Gorodischer y yo (un admirador).

Mala noche y parir hembraHistoria de mi madreHace muchos años, en Navidad, el hermano de mi madre le regaló Mala noche y parir hembra, según dijo atraído por el título. No tardé en leerlo. Así conocí la escritura de Angélica Gorodischer. Fue un muy buen comienzo porque dentro de ese libro extraño hay maravillas. Luego, aprovechando el cumpleaños de la mamá, compré y le regalé: Floreros de alabastro, alfombras de Bokhara (Premio Emecé). Hoy vivo a 20 km de la casa materna, pero ese libro está conmigo, je. Era obvio.
Bueno, está claro que con semejantes joyas, me hice incondicional de la Gorodischer. Al poco tiempo sacó Jugo de mango, y lo compré ansioso (y con mi propio dinero!): fuerte decepción. De todos modos -teniendo varios libros publicados- no había más para comprar, estos dos de Emecé eran sus primeras novelas que estaban visiblemente en los estantes de todas las librerías.
Mientras pasaban los años descubrí más: era de Rosario -lo que explicaba la ausencia de sus primeras obras, y de a poco fui encontrando y pude comprar y leer casi todo lo suyo anterior, desde Las pelucas hasta Kalpa imperial; Y en Trafalgar un interesante comentario propio sobre su obra.
Entonces ya estaba a la par -temporalmente hablando- y la leería a medida que publicase. Mientras tanto su fama crecía y en cada entrevista me parecía siempre inteligente y profunda. Inteligente más que ingeniosa, lo cual es mucho mejor.
Pero por esas cosas de la vida no tenía plata para comprar libros y dejé pasar varios de ella, mientras releía Kalpa imperial. Así, cada vez mas admirado, y sin poder satisfacerme (ni eventualmente ser defraudado), puse a la Gorodischer en el podio de los escritores argentinos vivos.
Luego tuve algun recurso y compré algo...pero no era gran cosa. Daba en pensar que quizás había pasado su cenit. Hasta que tuve la suerte de comprar La noche del inocente. Listo, admiración renovada.
Además pude leer -de prestado- el resto de sus novelas y cuentos. Catorce volúmenes de su prosa honran, sí: honran, ¿qué hay?, mi biblioteca. Tengo las dos versiones de Mala noche...

Recién terminé Historia de mi madre. Se trata de su vida -hasta su casamiento-, y de su familia.
Leerlo es subirse a un tren del cual no es posible bajar y tampoco se quiere...llegando al final pensaba ¿Por qué no le habrá puesto 200 páginas más? Realmente se devora, en el registro coloquial no hay quien la supere. Un placer.
El asunto es que Angélica muestra mucho de sí mismo. Cuenta su infancia, y su adolescencia. Y la cuenta a la luz de sus ojos de hoy, muchos años después (es bastante veterana). Así que se revela tanto la niña que fue como la persona que es.

Y llego al quid...no me gustó.
Ella, Angélica. No me gustó nada.
¿Qué hago ahora?

PD: en La mujer del maestro, Guillermo Martínez dice que el escritor existe unas pocas horas por día, inmóvil detrás de un escritorio, y que el resto... no importa.

domingo, julio 17, 2005

Bar del infierno, Alejandro Dolina

Compré Bar del infierno, sin grandes esperanzas de sumar una joya, con módicas ilusiones de encontrar alguna perla en sus 200 páginas.
No me llevé ninguna sorpresa. El libro es exactamente lo previsto, y se integra con facilidad en la obra dolineana. Pero a esta altura ya hemos leído a Chesterton, a Kafka, a Borges, y también al mismo Dolina; ¿cuantas paradojas pueden meterse en 200 páginas? Muchos ingenios sin duda. ¿Y cuanto entusiasmo pueden despertar cuando se entregan como chorizos, atados uno tras otro, sin respiro? Poco.
Las mejores páginas son las mas cercanas, donde hay sucesos con verduleros. Porque las andanzas metafísicas de un general chino son interesantes, pero en este libro no hay un general chino, hay setenta...

domingo, julio 03, 2005

La humanidad lleva el método científico al espacio extraterrestre.

Una nave disparará contra un cometa Misión histórica: por primera vez se conocerá el interior de estos objetos celestes

  1. ¿No es de niños? "Le tiro una piedra a ver que pasa."

  2. ¿Alguien se da cuenta que lo están destruyendo? O ni se les pasó por la cabeza.

  3. Está bien intentar conocerlo; pero si no es posible conocerlo sin dispararle ¿por qué no dejarlo vivir?

  4. ¿Te gustaría que te hagan lo mismo? ¿Que te destripen solo por ver que hay?

  5. Es hoy una hipótesis mas o menos aceptada que la materia que dió origen a la vida en la Tierra llegó en meteoritos y cometas...¿este proyectil es un ataque preventivo? No es mala idea, porque en 60.000 millones de años bien podría estar un venusiano verde pensando en comprar armas de destrucción masiva.

  6. ¿Quién sabe si es solo una piedra? Puede ser tantas cosas...

  7. ¿Y si aprovechando el viaje, en el cometa hay un mensaje...de alguien/algo...o hay gentecita de expedición?

  8. ¿Y si extraterrestres también lo están estudiando? De repente lo ven bombardeado...Ciertamente no se van a llevar una falsa imagen de la especie dominante sobre el tercer planeta.

domingo, junio 19, 2005

La antología que todavía no aparece.

Ahora que hay tanta antología, tengo ganas de hacer una, que se llamaría Cuentos con final, donde la premisa es que la última oración sea imprescindible, la clave, el desenlace y cuanto más inesperado mejor, si es posible que la última palabra sea insustituible.
Al estilo Saki (ese no vale porque todos sus cuentos son así, o vale como maestro; entonces sí Saki). Yo incluyo El evangelio según Marcos. Amor, Sara Gallardo. Baile en el Marcone, de Guillermo Martínez. Los amigos, Cortázar.
O'Henry supongo que estará. La premisa es sorprender en el final. Así que nada de "Los mejores cuentos de...suspenso, o terror, o policiales,...o lo que sea". Historias que se dan vuelta como una media. Sorpresa y telón.
Linda idea, no?
Pero ya debe existir, porque nada nuevo hay bajo el sol.

domingo, junio 12, 2005

Mirá vos

Leyendo a Sebreli me entero que la frase "la vida imita al arte" -uno de los tantos motivos por los que admiro a Oscar Wilde- es una paráfrasis de un aforismo de James Whistler.

domingo, mayo 29, 2005

Sobre una crítica

Siempre leo en LA NACION las críticas que hace Guillermo Martínez, porque no se guarda los elogios ni las críticas negativas. Me parece conocedor y sincero. Bueno, hoy y aquí comenta largamente la novela que ganó el premio LA NACION, pero no se le escapa ni una palabra a favor o en contra. Como quién calla otorga, y comprendo que hubiese sido descortés poner en la picota los valores del premio dado por el anfitrión de su nota, pienso que no le gustó para nada. Reconozco que no tengo ningún argumento para hacerlo, es solo olfato. Y lo hago desde la impunidad de la internet. Perdón Carlos Franz.

miércoles, mayo 25, 2005

Melinda y Melinda

Es un larguisimo y aburrido capítulo de Sex and the city.

domingo, mayo 22, 2005

El triunfo de Occidente

Saddam Hussein va a demandar al Sun por sacarlo en calzoncillos -btw, no entiendo a quien puede darle vergüenza que lo vean en calzones- cual si fuese Lady X fotografiada sin sutién.
Lo próximo será vender la exclusiva de su ejecución, y allí estarán los herederos pleitando por sus derechos.
Conclusión facilista: ¡es todo una farsa!

Justifica tus limitaciones, y ciertamente las tendrás.

Lo último que leí fueron dos contemporáneos y para nada destacables (Glantz y Vila-Mata). Estoy hasta el cuello de trabajo, así voy a postear sobre Saddam, y después este blog va a hibernar.

viernes, mayo 06, 2005

Un comentario que muchas veces quise hacer.

Ví­a Lector ileso
comment

identikit

Hoy frente al Mac de Pellegrini y Corrientes, un ladrón le robó el reloj a un turista español, y pasó corriendo a mí lado antes de perderse entre los autos de la 9 de Julio. Pude verlo bien, tenía un buzo deportivo azul con una sola palabra en mayúsculas celestes estampada en la espalda:   ARGENTINA  

lunes, abril 25, 2005

Coetzee, segunda impresión.


Después de terminar Esperando a los bárbaros, me conseguí Vida y época de Michael K.
Bueno, es otra cosa. La primera parte -más de dos tercios del libro- es directamente aburrida. La segunda es mejor. Pero en general no me gustó. El protagonista es un antihéroe desagradable, con cero carisma. La trama no es muy creíble, y los discursos solo eso, un poco de cháchara. ¿Qué más? Que la guerra tiene cosas feísimas, de acuerdo pero ya es sabido.
¿Y entonces qué? Que no es cuestión de abalanzarse sobre cualquier cosa de John Maxwell Coetzee, que es para considerar pero con criterio. Si pudiese elegir, escogería Foe, o Elizabeth Costello. Aquí cinco líneas sobre doce obras suyas.

sábado, abril 23, 2005

Inhallables o inaccesibles

Los libros que un servidor está buscando y no consigue admiten dos adjetivos: inhallables, inaccesibles.
Pero en realidad, lo de inaccesible no es cierto; pues ¿no tenemos acaso 154 pesos para pagar por Grandes esperanzas, perfectamente disponible en la Cúspide de la calle Florida? Y, sí. Es por vergüenza o por pudor, o por tacañería, que en verdad no lo compramos, o porque hace cuatro años vimos al pasar una edición de bolsillo a 5 pesos que no supimos comprar, y ahora...y ahora...y me calenté, voy para allá y ya lo compro, con cara de piedra, que hasta a los vendedores pasan calor con esos precios.
O por ejemplo: Tránsito de Connie Willis, claro que en este país del extremo sur no está, ¿pero acaso no lo puedo comprar por Internet, pedir el envío desde el primer mundo? Sí señor, serán en total unos 100 dólares, ¿acaso no los tengo? ¿a quién le importa de que me privo? Es asunto mío, si pago el alquiler o 200 páginas de papel y tinta.

Otra cosa son los inhallables, y estos -ahora- no tienen precio. Pagaría, pero no es cuestión de valor, solo que la oferta no existe. Además sé que cuando exista la oferta tendrá el precio de una edición común, argentina o extranjera, o el precio de un usado cualquiera. No estoy buscando una primera edición ni nada irreproducible con una imprenta, con una mínima máquina de copiar.
Algunos ejemplos: La saga de Gosta Berling, Selma Lagerloff. Los dos amigos (1974), Teo y la T.V. (1974) , Las siete puertas (1975) , ¡Adelante, la isla! (1982), Sara Gallardo.

viernes, abril 15, 2005

Esperando a los bárbaros

Que hermoso título, y el contenido, mejor.
Es una novela muy inteligente, de prosa sencilla y elegante, escrita en 1980. Autor J.M. Coetzee, premio Nobel 2003.
Podría encontrarle afinidad con muchas obras, pero mientras la leía me trajo las siguientes (felices) evocaciones:
.-Kalpa imperial, Gorodischer: el imperio, ubicuo y atemporal, es exactamente el mismo.
.-La mano izquierda de la oscuridad, Le Guin: hay un duro viaje por el desierto, y sexo en las carpas.
.-Que difícil es ser Dios, Strugatski: el magistrado podría bien ser Don Rumata, ya olvidado de sus años mozos, de su origen estelar.
.-Titus Groan, Peake: la gente vive en la ciudad, y tras las murallas viven los demás.
.-La sombra del torturador, Wolfe.


La novela trata de lo siguiente: en una ciudad de las fronteras del imperio gobierna el magistrado, pero en el imperio se declara la emergencia, temiendo un ataque de los bárbaros, y el tercer Buró toma el poder. En el inicio la excursión del coronel Joll trae prisioneros (quizás pescadores, quizás nómadas, sucede que a los bárbaros nadie los conoce). Los tortura un tiempo y se retira, prometiendo volver la primavera siguiente con una expedición en regla. El magistrado levanta de las calles una mendiga, una joven bárbara mutilada y ciega. Antes de que termine el invierno la devuelve a su pueblo, y al regresar es encarcelado por la intervención militar que ha retornado en su ausencia. Se marcha la expedición a destruir la amenaza de los bárbaros, mientras el magistrado es torturado en los calabozos y en público, y luego abandonado en las calles. Desde allí ve volver los restos del ejército, el fracaso de la guerra, y la huida de la soldadesca y de los habitantes de la ciudad. Entre las ruinas, con los que quedaron, espera el invierno y a los bárbaros.
Hasta aquí la acción, narrada en forma lineal, junto con las reflexiones del magistrado.

El tema, el corazón del relato, es la supremacía de la ignorancia, la maldad, y la brutalidad, más brutal todavía porque lleva la máscara de la civilización a contraposición de unos bárbaros totalmente desconocidos.
Como en toda gran obra, hay muchas lecturas. No por frecuentado deja de impactarme el tema de la burocracia, el orden legal que da sustento a las conductas, y permite olvidar el libre albedrío con plena felicidad, sin importar que monstruosos sean los resultados. También me gustó que no se olvida que los hombres somos materia mucho más que espíritu.

Me interesó Coetzee por estas alabanzas. Gracias lector ileso.
Aquí para comprar en LSF, pero yo leí otra edición, Ediciones RIESA. No sé si será el mismo traductor. Como todos saben, el castellano y el español no son el mismo idioma.
Para hacernos una mínima idea del autor, Coetzee por Coetzee

domingo, abril 10, 2005

Nombre de perro manco

The Life Aquatic with Steve Zissou, se deja ver, pienso que lo más importante es no llegar al cine esperando otra cosa. Digamos, es para su público.
Pero, en la crítica argentina se la distinguió mucho de la película anterior de Wes Anderson, The Royal Tenenbaums, y creo son de igual nivel, mas aún, esta no tuvo un personaje tan incoherentemente tratado como el de Gene Hackman. Creo que los críticos, que tarde descubrieron que su entusiasmo era excesivo, ahora se corrigen de mala manera: en lugar de decir este film es mas o menos, como el anterior, dicen, este film es mas o menos, peor que el anterior.

Hace muchos años paseando por lo de mi amigo Luis, conocimos a un perro con una mano menos, manco. Como el que aparece en la película, que se llama Coddy. Pero el de mi amigo Luis, estaba rebautizado: Trípode.

sábado, abril 09, 2005

Cuentos envejecidos

Los mejores cuentos de suspenso, Ameghino Editora SA, traducción de Ricardo Deckard, ni son los mejores ni son de suspenso.
A casi todos se los nota viejos, y muy viejos a Hope Hodgson, Wilkie Collins, Poe. El archiconocido El pozo y el péndulo aparece nombrado La fosa y el péndulo; no era posible cambiar la tradicional traducción con peores resultados.
La inclusión de Tomás de Mattos es inexplicable.
Apollinaire, de Maupassant y Bierce salen mejor parados.
Y termina con un auténtico cuento de suspenso, que no conocía yo, del gran Jack London: La estirpe de McCoy.

miércoles, marzo 30, 2005

Truman Capote. Un recuerdo navideño

© Henri Cartier-Bresson/Magnum PhotosTruman Capote

Acabo de terminar Cuentos completos de Truman Capote, que no está mal. No soy muy amante de los cuentos porque -aunque sea su naturaleza- son breves y no se llega a tomarle el gusto, a amigarse con el estilo del autor. Pero en este caso son 300 páginas, que mantienen bastante coherencia así que sí me hice amigo del famoso Capote -cuya escritura no conocía, y sí su larga fama. En realidad creo que son cuentos más que buenos (la literatura norteamericana no es mi preferida, y/o con más precisión, no la conozco bien). Estos cuentos son profundamente estadounidenses. En temas, personajes, y en estilo también.
"Un recuerdo navideño" se llama el más conocido, y reconocido, con toda justicia.

domingo, marzo 20, 2005

Clint Eastwood

Ví todas las pelis (los films diría JLB) nominados para el Oscar, y lo merecía ampliamente Million Dollar Baby. Y más ampliamente aún, Morgan Freeman el suyo.

Debo estar loco, pero me pareció que Clint Eastwood no actuó muy bien la primer parte, cuando hace de duro, y que cuando deja ese tono -y pasa a todos los siguientes: tierno, inteligente, compinche, feliz, triste, irónico, nostálgico, destrozado, vencido, etc, etc- compone una actuación extraordinaria.

Me pregunto seriamente

¿Por qué en las páginas institucionales de Yahoo! no se nombra a Jonathan Swift, ni al capitán Gulliver?

martes, marzo 15, 2005

Soy de prejuicio fácil, ¿y qué?


Resulta que Carlos Franz ganó el premio LA NACION-Sudamericana y dijo entre otras cosas:

-¿Cuáles son para usted los escritores hispanoamericanos más relevantes?
-Jorge Edwards me parece el escritor de su generación que permanece más vital y creativo, como se ve en su última espléndida novela, "El inútil de la familia". Luego, Tomás Eloy Martínez con "El cantor de tango" casi llega a la altura de su mítica "Santa Evita". En mi generación hay varios, la mayoría de ellos son argentinos. El libro de Rodrigo Fresán "Los jardines de Kensington" me pareció un libro brillante, aunque estoy sesgado porque soy anglófilo. Y "La burla del tiempo", de Mauricio Electorat, es una novela muy lograda. Entre los narradores más jóvenes me interesa el argentino Gonzalo Garcés.

Así que de este escritor que no conocía, seguiré ignorándolo todo.

sábado, marzo 12, 2005

Stefano Benni. La última lágrima

La última lágrima Stefano Benni

Veintisiete historias para llorar de risa o reír de desesperación, está escrito en la contratapa. Nunca tanto -como se dice en Chile- pero este libro de Stefano Benni tiene lo suyo.


El primer breve cuento "Papá en la tele" es muy fuerte, bestial. Merece un lugar en cualquier antología de sátiras, incluso digo que es lo más cercano a Swift que he visto. El segundo nos hace sonreír, es más breve y precioso. El tercero es muy bueno, también una sátira. Luego declina un poco. Muchos son simplemente humorísticos sin ironía, hasta con ternura. Hay uno que repite el personaje y las aventuras de Trafalgar Medrano, pero es más ameno (fácil tarea). Hay otros que tienen un aire a Cortázar, y buena factura. Otros son flojos. "El baño", cuenta en 4 páginas toda la novela de Cecilio Benítez de Castro, El valle del cuerno de oro, Emecé Ed, Buenos Aires, 1974, que dicho sea de paso no habrá quien la recuerde.
La historia de una langosta especial cierra de manera brillante.

domingo, marzo 06, 2005

Javier Marí­as

Javier MaríasDespués de leer una o dos novelas de Javier Marías lo catalogué en el estante de "escritores correctos, con oficio, pero aburridos, sin nada nuevo para aportar, no insistir".
Pero acabo de terminar "En los dominios del lobo" que resultó muy entretenida, ágil y misteriosa. Resulta que la escribió ¡a los 19 años!




sábado, febrero 26, 2005

Murió Pappo

Leo en clarin.com una necrológica muy bien escrita. Autor Mariano del Mazo. Lo arrastro a la googlebar y le conozco la cara, leo un par de artículos. Y tengo que citarlo. Escribiendo sobre la vergüenza.
La media corrida de una mujer. Un hombre que no puede darles de comer a sus hijos. Tu novia que en una reunión defiende a Eliseo Subiela.
Fuente: Terra

Liniers - Macanudo

Profecía

Pronostico una moda feroz: las películas se presentarán con su título original, y solo como excepción se traducirá el título al castellano.

jueves, febrero 24, 2005

Bayly, Bolaño, Diéguez y yo

Con el bicho de la curiosidad despierto por este post me agendé una novela de Bayly, "La mujer de mi hermano".
Se la deseo al peor de mis enemigos, pero no a Diéguez, que le gusta Bolaño.

miércoles, febrero 23, 2005

Hablando mal de los muertos

Según AFP, Guillermo Cabrera Infante aseguró que su libro más importante es "Un oficio del siglo XX". No lo he leído. También dice que nunca formó parte del boom latinoamericano. Esto me resulta increíble, porque Cabrera Infante tiene una larga fama de valioso escritor, pero su novela más conocida -ampliamente- es "Tres tristes tigres"; leerla es una experiencia semejante a inyectarse tedio en el neocórtex, sin anestesia.

miércoles, febrero 16, 2005

La prisión de la libertad, Michael Ende

Son cuentos fantásticos, bien escritos, con imaginación. Pero nada más que eso.

domingo, febrero 13, 2005

Antes muerto que cansado

Kim Stanley Robinson escribe obras extensas, sobre temas extensos, así que su mirada nunca es muy intensa. Leerlo es una tarea de distraído largo aliento, se deja leer al trote sin esfuerzo, solo se necesita tiempo.
Leí Tiempos de Arroz y Sal, que debe ser de lo último que ha escrito. Son muchas páginas de casi invicta monotonía (aunque un breve relato con tigres es de la feliz estirpe de Kipling), cruzadas por intervalos de almas en tránsito que no aportan nada a la historia y carecen de interés. Parece un libro escrito para continuar en su veta, en su nicho: monumentales historias sobre sociedades posibles (o alternativas). La trilogía marciana tiene más personajes, y más imaginación.
Para cerrar, de Robinson recomiendo Antártida.

jueves, febrero 10, 2005

Película de culto

No creo que me gusten las películas de culto. Es más, ni sé que quiere eso decir. Mi película preferida es Tootsie.
Pero les recomiendo Donnie Darko, y si me preguntan de que se trata sin pensar les diré "no sé, es una película de culto". Y pensando un mínimo- "es rara, muy rara".

miércoles, febrero 09, 2005

Alejo Carpentier

Estoy leyendo El adjetivo y sus arrugas, Editorial Galerna, 1980.
Se trata de cortos artículos, sobre escritores, libros, música y músicos. Algo similar a lo que fueron las notas de Borges en El hogar.
Todo muy claro, inteligente, con sentimiento. Digamos con todo el estilo de Carpentier en plenitud, así que da mucho placer.
Y de paso me despacho: El siglo de las luces es una de las más grandes novelas del idioma castellano. Y toda la obra de Alejo Carpentier está escrita en una prosa tan justa, en un lenguaje tan hermoso, que a su lado muchos escritores parecen escolares aprendiendo un segundo idioma, insoportablemente rústicos y limitados.

viernes, febrero 04, 2005

Nada

Leí Memoria de mis putas tristes, de García Márquez. Me produjo esta sensación: nada.

jueves, febrero 03, 2005

Eugenesia 2002 1937

Leo en El racismo del gen, Testart Jacques y Christian Godin, Fondo de Cultura Económica, 2002, que hay muchos peligros éticos en la aplicación de las técnicas que permiten los conocimientos genéticos, esencialmente porque derivan o pueden derivar en casos concretos de eugenesia.
Y leo en Hacedor de estrellas, Olaf Stapledon, Minotauro, 1937, que cuando una especie alcanza niveles de conocimiento insuperables solo le quedan dos desafíos por delante, y que algunas especies toman un camino y otras el otro. Un camino es la exploración intergaláctica y el otro es el mejoramiento de la especie, la eugenesia (así dicho, con todas sus letras).
Stapledon era un filósofo británico, de ideas socialistas, y murió en 1950.
Así que a mediados de siglo la eugenesia era un idea razonable, correcta.
Pero no veo en Testart y Godin ningún argumento, simplemente ya saben que es mala. Pero ¿es así? ¿no queremos ser mejores nosotros y que también lo sean nuestros hijos?

miércoles, febrero 02, 2005

God bless you, Mr Rosewater

Es una novelita más de Vonnegut, autor muy recomendable en varios casos pero no en este.

martes, febrero 01, 2005

Para llegar acá nomás pasando por Japón.

Leo Rashomon, de Akutgawa. Milton Editores, 1978.
El último cuento me gusta. Los anteriores no tanto. Me decepciona Los kappa, quizás porque osaron acercarlo al incomparable Viajes de Gulliver.
Pero resulta que el prólogo de Eduardo Stilman es extraordinario. Combina claridad, inteligencia y estilo como no leía hace mucho. Ya mismo quiero saber quién es este escritor, hasta hoy para mí desconocido.