sábado, enero 17, 2004

Mutar

Hace 15 años Daryl Hanna era un bombonazo.
15 años después es de esperar que fuese una señora mas o menos, de las cuales se dice "se nota que fue preciosa". Pero no.
Acabo de verla transformada en un cyborg de 90-60-90 sin arrugas; supongo que ambos items son el resultado deseado.
Ahora, el precio: ojos enfebrecidos, pómulos tirantes, huesos desencajados.
Para mí, repugnante, ¿qué opinará ella misma?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario