lunes, diciembre 31, 2018

Recomendaciones de 2018



Muy recomendable, escrito en 1940, publicado en 1967, traducido en 2006:


El tercer policía, Flann O'Brien
 

Del siglo XXI

Jonathan Strange y el señor Norrell, Susanna Clarke



Un premio Nobel
El esclavo, Isaac Bashevis



Recomendaciones de Argentina

El espectáculo del tiempo, Juan José Becerra

La maestra rural, Luciano Lamberti

domingo, diciembre 31, 2017

Recomendaciones de 2017




Novelas recomendadas

Mikhail Bulgakov,  El maestro y Margarita

sábado, marzo 25, 2017

La paradoja del viaje en el tiempo y dos soluciones

El viaje en el tiempo no existe y punto.
Una cosa es posible: alejarse de tal modo (muy rápido) que al volver a reunirse la cantidad de tiempo transcurrido es distinta. Una de las partes ha envejecido más. Abusando del lenguaje digamos que uno viajó hacia el futuro del otro, así que ajustemos la sentencia inicial: viajar al pasado no es posible y punto. No hay mucho que explicar, lo que pasó, pasa y pasó, el ápice de tiempo se inflama y se consume. No hay vuelta atrás y son innumerables las versiones de la paradoja "nieto que asesina a su abuelo antes de que nazca su padre", elija cada cual su favorita.
El propósito de estas líneas es revisar un par de variantes sobre el tema. Las únicas que recuerdo hasta ahora que lidian con éxito contra la paradoja.

Connie Willis, El libro del día del Juicio Final (título original Doomsday Book). Tienen una instalación, una máquina del tiempo, que nombran la red. Configuran el destino, posición y fecha, ponen a los viajeros en la liza y abren la red. Por un minuto la red se abre en el pasado y cuando se cierra los viajeros han viajado. ¿Cual es la novedad? La teoría que subyace en el desarrollo de la red considera las paradojas y si el cambio del pasado afecta el futuro simplemente la red no se abre. De esta manera, por ejemplo, nunca pueden matar a Hitler. La red es propiedad de la Facultad de Historia, y el rector es el administrador de los proyectos; la usan para estudiar. Resulta muy fácil viajar a desiertos solitarios: un esqueleto más en una duna de arena, ¿cómo puede modificar el futuro? Bueno, no lo cambia. De esta manera no hay impedimentos para que la joven estudiante Kirvin Engle desembarque en medio de la epidemia de peste negra que mató al treinta por ciento de los europeos. Tremenda novela.

Segundo caso, un poco más complejo. Si existe el Libro del tiempo, donde está todo escrito, quien lo pueda leer ve el futuro. Dicho de otra manera ha hecho un viaje muy rápido hacia el futuro y desde allí hacia el pasado. Lo que es imposible, pero... Pero ¿qué pasa si esa lectura es inofensiva, inocua, intrascendente? Si esa lectura no provoca el más mínimo cambio podría suceder sin paradoja. Esta posibilidad tiene un antecedente muy antiguo: la profetisa Casandra tuvo el don y jamás nadie creyó en sus pronósticos: fue ignorada con plenitud. Otra posibilidad es la propuesta por Ted Chiang en La historia de tu vida. Extraterrestres saben lo que harán y lo hacen. Lo que deciden hacer es lo ya sabían que pasaría. Nunca salen del guión, construyen el presente a medida del futuro, o lo que eligen hacer siempre es lo que también vieron hecho por adelantado. En fin, hay mucha prosa de por medio y es mérito de Chiang convencernos. En el cuento una humana es contagiada con este poder. Sabe que tendrá una sola hija, que va a morir escalando a los 25 años, sabe que día será concebida, y allí marcha, con alegría a tener a su hija. Elige o no puede hacer otra cosa, porque ya lo hizo o ya está escrito. Maravilloso relato.

Este cuento inspiró la película Arrival, donde los hombres de la secta del cliché -los guionistas de Hollywood- transformaron esta invención de Chiang en una entretenida película, una más donde se viaja en el tiempo y se aplica en el pasado un conocimiento dado por el futuro: de lleno en el inasible centro de la paradoja. Pero no importa eso, la clave es otro cambio, la muerte de la hija.

La muerte de la hija.
Pusieron una desconocida enfermedad donde Chiang puso un accidente de montaña. Es decir cambiaron un día cualquiera expuesto a uno y mil azares por una enfermedad inapelable. Para la película no hay elección: los médicos hacen lo posible y fracasan, ella muere. El cuento deja a la madre como pasajera y capitán de su propio barco, con un naufragio anunciado. Tiene veinticinco años para cambiar el rumbo. Desde mudar de país con un bebé hasta romper la camioneta la mañana del último día. Pero no puede, no es posible. El destino es inevitable, al modo de los dioses olímpicos. Y lo sabe.
Ted Chiang escribió un cuento genial, que no está en Arrival.





sábado, diciembre 31, 2016

Recomendaciones del 2016

Muy recomendado
Sacred games, Vikram Chandra

jueves, diciembre 31, 2015

Recomendados del 2015


Connie Willis. Los sueños de Lincoln

Sebald W.G. Austerlitz



Flaubert. Madame Bovary

miércoles, diciembre 31, 2014

Las recomendaciones que dejó el 2014



Lo mejor del 2014

Anatomía de un instante, Javier Cercas.

Ciudad embajada, China Mieville.

Querida vida, Julio Llinás.

El sueño más dulce, Doris Lessing.




Sobrevalorados

Rabia, Sergio Bizzio. Un tercio atrapante y prometedor, dos tercios de nada, nada, nada.

El caso de las trompetas celestiales, Michael Burt. Un poco de intriga y demasiadas clases de teología.

Battle Royale, Koushun Takami.

Venganza, Benjamin Black.

Las primas, Aurora Venurini.

Y Matarazo no llamó. Elena Garro.




Enormemente sobrevalorado

El viento que arrasa, Selva Almada.

martes, diciembre 31, 2013

Novelas recomendadas del 2013



El campo del alfarero. Andrea Camilleri
Amable lector, si gusta usted de los casos del comisario Montalbano no deje pasar este breve libro que tiene una trama aceptable y es muy gracioso. En un momento Salvo totalmente sulfurado ataca a su ayudante, y me reí hasta las lágrimas.


Yo era una chica de siete años. César Aira
Aira describe con increíble facilidad sucesos inverosímiles pero no porque sean difíciles de creer sino porque están absolutamente fuera de la realidad y fuera del alcance de la imaginación del resto de los mortales. ¿Cómo hizo para inventar eso? ¿De donde saca sus ideas? ¿Qué clase de imaginación tiene, qué drogas toma?
Es una novelita de invención, de gracia absurda. Recomendable para los que han aceptado a César Aira.


La ciudad y la ciudad. China Mieville
El género policial tiene sus lectores y la ciencia ficción los suyos. Muchos de los primeros se niegan a ser de los segundos. Detestan la invención.
Esta novela es por sobre todo un policial hecho y derecho, y no le faltan pocos clichés, pero magnífica en su ejecución, en su trama y en sus policías.
Pero hay algo más: el caso se desenvuelve en una ciudad que existe superpuesta con otra. Algo así: dos ciudades hace años que comparten su espacio y su tiempo. El origen es un mito pero se habla de una fusión cuántica. ¿Qué quiere decir “superpuestas”? Ese es el misterio fantástico de la novela. De a poco se van explicando las rutinas que permiten la existencia de dos planos en uno mismo. Y existen los guardianes del orden, La Brecha, que desde la cuarta dimensión vigilan las ciudades y castigan la creación de brechas, que serían contactos prohibidos entre una y otra ciudad. Toda esta confusión que mal explico es mejor descrita (no muy claramente) por China Mieville.
Abreviando, para lectores que se reconozcan devotos de ambos géneros, el policial y el fantástico, he aquí una gran novela. Unos cuantos la acusan de lentitud y repetición; no comparto esas apreciaciones.



jueves, octubre 10, 2013

Ideas marcianas

Tengo una idea para el próximo viaje a Marte, a saber:

Con todos los datos que se tienen reproducir en un laboratorio el clima marciano. Tirarle bacterias a lo loco hasta que sobreviva alguna. Si no funciona crear un ambiente menos hostil pero parecido, tirarle bacterias a lo loco y cuando sobreviva alguna empeorar las condiciones (hacerlas más marcianas quiero decir).
Finalmente cuando se tengan pocas o muchas formas de vida capaces de sobrevivir en Marte empaquetarlas y hacerlas llegar vivas, abrir la puerta y que la evolución tenga la chance de hacer lo suyo.

En principio no tiene utilidad pero dado (creo) que el origen de la vida fue un acontecimiento singular (rarísimo) en la historia del planeta y no hay esperanzas (chances probables) de que haya sucedido o suceda en el futuro del planeta Marte, dadas esas condiciones me gusta la idea de ayudar al nacimiento de otra estirpe viviente en un lugar lejano (y no es seguro que viaje una persona alguna vez y que luego pueda afincarse).

lunes, diciembre 31, 2012

That´s all folks

Para decirlo de una manera puntual, adiós.
Winston Niles Rumfoord

domingo, diciembre 30, 2012

lo mejor del 2012

Neverwhere de Gaiman.
La última noche de James Salter

martes, agosto 28, 2012

Paul Auster. Viajes por el scriptorium

Mr. Blank es un viejo senil. Es atendido y empastillado como tal. Recibe visitas que no reconoce ni recuerda. Su mente en ruinas lo engaña y lo confunde. Lee textos mecanografiados y recuerda tramas que ha ideado. Su cuerpo físico apenas puede consigo mismo (excepto su aparato genital que todavía funciona bien). Posiblemente todo lo que le pasa son alucinaciones de su vida y de los personajes que supo crear (porque Mr. Blank fue escritor o editor o agente editorial).
Y termina el libro que en resumen es una pequeña nada de pocas páginas en letra grande. Un rejunte de un escritor reputado que habrá logrado de esta manera el modesto prodigio de vender varios ejemplares de humo encuadernado.

Que aparezca nombrado Walt, el niño que aprendió a levitar, y el lector lo reconozca ¿cuánto placer puede agregar a la lectura? Poco, muy poco.

miércoles, agosto 22, 2012

Diana Wynne Jones. El castillo viajero

Buen libro lleno de magos o hechiceros, donde en el final el amor triunfa (pero con pudor). Un poco infantil quizás. A mi hija de trece años le gustó mucho.
(Kindle).

El video es interesante si vieron la película de Miyazaki.

domingo, agosto 12, 2012

Lo primero que hacen las mujeres cuando el marido muere

Lo primero que hacen las mujeres cuando el marido muere es vender sus libros a alguna librería de viejo.
Rubem Fonseca

lunes, agosto 06, 2012

Bohumil Hrabal. Anuncio una casa donde ya no quiero vivir


Son relatos sin relación entre sí pero todos con el mismo paisaje, la Checoeslovaquia de la posguerra, en construcción y en destrucción, el tiempo nuevo del paraíso comunista, los obreros que siguen esperando ser gobierno, los recuerdos de la guerra, la ocupación.
Es un momento de dislocación, se funden estatuas, se barren los deshechos, y los relatos de Hrabal son arrastrados por la misma confusión. Permanece en la memoria del lector la melancolía, el sabor triste del final, de todos los finales. Pero hay algo más, la permanencia de ciertos poderes, estructuras supérstites, que mantienen la sartén por el mango, y los obreros que curvan las espaldas son los mismos de siempre.
Calificación: buena.

miércoles, agosto 01, 2012

José y Pilar Donoso

Comparto una foto perfecta, que podría ser de cualquier padre y su hija. 

El escritor José Donoso, en 1980, posando junto a su hija Pilar. Foto: EFE / Archivo


Que cosa el tiempo, todo lo devora.


Fuente:  http://www.lanacion.com.ar/1424037

domingo, julio 29, 2012

Paula Pico Estrada


Monísima Paula Pico Estrada.
http://player.vimeo.com/video/37871103

viernes, julio 27, 2012

Un día como hoy en 1959

Lunes, 27 de julio. Come en casa Borges. Todo Buenos Aires, letrado e iletrado, se maravilla con el librito Enero de Sara Gallardo.
Borges, de Adolfo Bioy Casares, página 532.

martes, julio 10, 2012

Guillermo Martínez. Yo también tuve una novia bisexual

Dice el autor que escribe muy despacio, y que le cuesta mucho cada párrafo. Y se nota. Cada oración suena bien y tiene un contenido exacto.  El autor describe las situaciones usando la palabra justa y con perfecta sintaxis. Además es su estilo reconocible a través de los años.También hay otros escritores argentinos que comparten su ambición. Forman con o sin intención un grupo bastante definido.
Entonces, ¿de qué se trata este libro tan bien escrito?
Un escritor argentino es contratado por un semestre en una universidad de Alabama, EEUU. Viaja solo, y hace no mucho se separó. No se sabe más. Cada mujer que se cruza con él es  examinada como objeto sexual. En su primer día de clases se transforma en amante de una linda alumna con los mismos argumentos que se dan en las películas pornográficas, es decir, ninguno. Siguen unos capítulos eróticos. Luego un par de hojas de debate de mesa de café porque destruyen las Torres Gemelas y se miran con otros ojos a los extranjeros. Abren su correo, descubren su relación con la alumna, le piden que renuncie antes de echarlo. Y renuncia. Se va de EEUU. Listo, es todo.
Así contado parece una anécdota sin mucha miga. Bueno, lo mismo en el libro. Me doy cuenta que aunque parece de mediana longitud la tipografía es grande y el libro se deja leer en dos horas como mucho.
Calificación: decepcionante.

viernes, junio 29, 2012

John Brosnan. Los señores del cielo.

Trilogía de ideas y acción, sin más. Muchas ideas en un futuro bastante apocalíptico, después de las guerras genéticas. Hay muertos, batallas y sexo, pero no transmite demasiada intensidad. Finalmente el interés se sostiene solo por saber como terminará Jan Dorvin, después de haber sido amazona, esclava, cortesana, señor del cielo y sobreviviente.
En el final una inteligencia artificial hace de Deus ex machina y pacifica el universo.

Calificación: regular. Para poner la mente en blanco. (*Kindle)

martes, junio 12, 2012

César Aira. La villa

Aira tuvo una etapa pampeana, una etapa barrial y ahora está en su etapa centroamericana. Creo que de sus libros que transcurren en Flores este es uno de los más redondos. En su estilo conversador, dubitativo, la acción avanza y el relato tiene un aire policial bastante original para ser de César Aira. El barrio y los personajes son de clase media y actúan con perfección; no dialogan como heresiarcas de Uqbar (lo cual no objeto)  sino como chicos apenas salidos de la adolescencia, criados en la jungla de cemento, educados por la televisión. Incluso contagian al escritor y por ahí mete un "habría" en lugar de "hubiera".

En el final hay una tormenta descomunal, y la trama se interrumpe con algunos hilos que hubiese sido más lindo verlos anudados y no tan sueltos.
Calificación: muy bueno.